Archivo de la etiqueta: mariano

Album

Va una selección de fotos del día de ayer en Leioa, todas con su pie correspondiente. Fuera del Conservatorio hacía un día invernal, increíble mirar el termómetro y echar a correr con lo que caía y pensar que estamos en Julio. Pero el calor estaba dentro, en el “pase” para padres y amigos del repertorio que este martes los lleva al norte de Italia, frontera con Eslovenia, vía Madrid y Venecia. Se estrenó “Plegaria” y creo que con buena suerte. A mí se me nota cansado, pero por dentro estaba muy contento. Vamos con las fotos:

Kantika Korala Julio 2008 Alba Vidal

Alba. Alba es un encanto. Además, fue ella la que con su comentario de madrugada del otro día en este blog me decidió finalmente a ir a Leioa, cuando la cosa estaba de que no. Pero leí lo suyo y me dije: pero cómo decirle que no a esta criatura! Y no me arrepiento, claro. Luego saldrá Alba otra vez en este álbum.

Kantika Korala Julio 2008 Ander Celaya Mariano Jiménez

Ander. Si hay un alma en Kantika, Ander pone su parte, desde luego. Aunque ya no está en el grupo y ayer vio el concierto desde el otro lado sigue siendo (para mí lo sigue siendo) una figura emblemática. Ahora está en Lumega y ayer me reclamaba una obra para ellos. Cómo decir que no! (ahora el que tendrá que decir que sí es el jefe, claro)

Kantika Korala Julio 2008 Mónica Sánchez

Mónica. Lo confieso: tengo un especial aprecio a Mónica. La conocí cuando en mitad de una obra tenía que dar un grito que no veas. Cuando estuvieron por aquí me dijo que si quería me lo repetía para mí solo. Dije que sí, sí. Y ella gritó para mí. Cómo olvidarlo! Es una pedazo de actriz, lo que se llama un “animal de escenario” y cuando tiene que representar su papel de hechicera en “Laminak”, se sale. Cuando las personas aplaudimos, lo hacemos con las manos a la altura del pecho; cuando aplaudo a Mónica, lo hago con las manos por encima de la cabeza, que es un aplauso con mayúsculas, de esos que te salen de dentro.

Kantika Korala Julio 2008

Esto es lo que se dice un posado en profundidad, de las tres chicas que están a mi lado a Garazi que asoma la cabeza por allí e incluso Ander, que como es alto, repite foto. Que pidas a la gente si puedes sacarte una foto con ellas y lo hagan sin pensárselo dos veces con tanto cariño es precioso.

Kantika Korala Julio 2008 Jon Cabrejas

Jon. A Jon le tengo mucha simpatía desde que era un chavalín y aquí, en Tudela, se nos metió a todo el público en el bolsillo con su desparpajo. Después de tanto tiempo, sigue sonriendo y riendo todo el rato en el escenario, sobre todo con Itxaso y Alba, de tal manera que inevitablemente los que estamos en las butacas tenemos que dirigir la vista hacia esa zona del coro, un poco a la derecha, que es el sitio que ocupa este “tresillo” que tan buen rollo transmite. Y si no me crees lo bien que se lo pasan, mira:

Kantika Korala Julio 2008

Y ahora atención, que viene el jefe:

Kantika Korala Julio 2008 Basilio Astulez y Mariano Jimenez

Basilio. Es un verdadero escultor del sonido, algo yo que no había visto nunca antes. Su manera de disponer las voces en el espacio, con continuos cambios, agrupaciones y reagrupaciones según la obra, sigue un instinto infalible.  También admiro su capacidad merlinesca (de Merlín, el Mago) para enganchar a sus cantantes que, con él, van todos a una (como “Fuenteovejuna”)

Plegaria

Kantika Plegaria

“Plegaria” es una obra para 4 voces blancas que los chavales de Kantika estrenan este sábado en el auditorio del Conservatorio de Leioa en un concierto previo a su participación en el Certamen Internacional de Gorizia (Italia).

Cuando escuchamos una obra pocas veces nos preguntamos sobre las circunstancias que rodearon su composición. En el caso de esta partitura, todavía no acierto a comprender qué razón la puso en marcha aunque recuerdo perfectamente las circunstancias: era una tarde, había estado tocando el piano, y mientras decidía si salía a dar una vuelta porque la tarde era espléndida la mano izquierda se posó involuntariamente en una combinación de teclas. Fue justo en ese instante cuando tuve la certeza, de golpe, como si hubiera surgido un chispazo, de que ese era el punto de partida de una composición cuya geografía completa había visto vertiginosamente, como cuando un rayo alumbra por un segundo la oscuridad nocturna. Me volví a sentar con la mano aferrada a esas teclas (por si se me escapaban) mientras con la otra cogía la lapicera y ponía frente a mí una hoja nueva del cuaderno de música.

Ese fue el punto de partida.

Más difícil resulta explicar cómo surge el tema, no hablo del tema musical, que estaba ahí, brotando como si llevara tiempo esperando, sino que hablo del argumento, del texto. Quizá no haya explicación y una cosa venía unida a la otra. Y lo que venía era una plegaria, es curioso, una plegaria. Y digo que es curioso porque no soy una persona con inquietudes religiosas y, sin embargo, necesité expresar algo así, que empezó a anudarse en la garganta conforme se sucedían las piezas del puzzle (ya sabemos que yo compongo de esa manera, diseñando estructuras, uniendo posteriormente las piezas y, después, quitando el andamiaje y limpiando los restos de obra para que no noten las cicatrices). Enseguida supe y tuve muy claro que esta era una de esas composiciones que no se terminan cuando el lápiz dibuja la doble barra final, sino que iba a quedar inconclusa hasta que alguien la completara: la garganta de unos niños. Es esa naturalidad, sencillez y franqueza del timbre de la voz de los niños la que proporciona la humildad que precisa toda plegaria.

Tan rápida como vino, fue. De hecho, cuando se estrene este sábado se cumplirá justo un mes de su composición. En el breve intermedio está la aprobación editorial para su publicación, la aprobación musical, los ensayos… Y es todo un honor que vuelvan a ser estos chavales quienes lo hagan porque la obra es para ellos y porque ellos están dentro de la obra: sus rostros, sus nombres, estas infancias que están dejando de serlo y que el día de mañana podrán revivir cada vez que sea su propio aliento el que suene en las viejas grabaciones entonando los acordes y las frases delineadas aquí con esmero y con todo el afecto. Este es el regalo que me gustaría dejarles, el regalo que les dejo, en compensación de tantas cosas buenas. Pero será el tiempo el encargado de revelarles eso.

Post relacionado: click aquí