Archivo de la etiqueta: coral

Enhorabuena

Me acaban de avisar (yo diria que con anticipación oficial y todo pero, en fin, todo queda en casa), la noticia aún caliente y circulando con el entusiasmo y el nerviosismo comprensible por los mails, los foros, los tuentis, los mess, en fin, por todos los canales de la red, de que Kantika ha resultado en la 40 edición del Certamen Coral de Tolosa (Guipúzcoa), que es mucho certamen porque reúne a los mejores coros de todo el mundo. Le he pedido a mi informadora habitual si me podía pasar una foto para colgarla aquí y está en ello, pasando voces, pero supongo que la cosa ya será por la mañana, que son casi las 2 de la madrugada, es noche de sábado, y quienes no descansen de la dura jornada lo estarán celebrando, que motivos hay de sobra. Una vez más, con todo el afecto, enhorabuena.

Domingo, 13:55: ya ha llegado la primera foto. Gracias, Mónica.

Editorial

Alguna vez me había asomado al catálogo de C-M Ediciones Musicales viendo a alguno de mis autores admirados y me preguntaba si yo alguna vez podría crear alguna obra que mereciera estar allí cuando un día, hace unos meses, su director se puso en contacto conmigo interesándose en una partitura que había llegado (y nunca mejor dicho) a sus oídos.

Desde entonces, en este breve plazo de tiempo, ya tienen los derechos de publicación de una decena de obras aproximadamente de las cuales, hasta la fecha, ya se han materializado tres. Así que me siento muy contento. No nos vamos a hacer ricos ni mucho menos, pero ver publicada tu obra en papel es una satisfacción, como también lo es el hecho de que lo que has escrito en el silencio de la concentración pueda llegar y materializarse de forma sonora a saber en qué lugares y a través de qué gargantas, y a mover, o conmover o dejar indiferentes a oyentes desconocidos con quienes, sin embargo, vas a establecer, por un instante, una comunicación profunda, de esas que contienen la mayor de las confidencias. Porque dentro de cada una de esas obras, pequeña en la forma, modesta en su pretensión pero minuciosamente escrita con toda dedicación hay un post, por decirlo de alguna forma, una historia, algo guardado como si fuera una fotografía deslizada entre las páginas de un libro, algo aludido, que me da a mí que siempre gira en torno a lo mismo (aunque no dicho de la misma manera).

Hay otra satisfacción personal en toda esta historia y es que detrás de las siglas de esta editorial me encontré con un grupo de personas que son muy buena gente. Eso en estos tiempos es un alivio. Mis conversaciones telefónicas con María, por ejemplo, se han convertido en algo parecido a un acto gouldiano. Gould mantenía desde su Norte particular largas conversaciones telefónicas con contadas personas. Yo mantengo largas conversaciones telefónicas con María con la periodicidad de un ritual. Hablamos primero de las cosas de trabajo y luego siempre modulamos a otros temas, de la música, del blog, de las cosas que pasan. Yo no seré Gould pero dudo mucho que los interlocutores de Gould fueran como María.

Las partituras publicadas hasta el momento son dos armonizaciones de temas populares y una composición original:

  • Herri Huntan (para coro mixto): es una armonización para 4 voces de una melodía popular vasca de carácter melancólico que me enamoró desde el primer momento. Quise sacarle el jugo a esa melancolía aunque, tal y como tengo costumbre, al mismo tiempo le busqué las cosquillas a la melodía, eso sí, intentando no traicionar su espíritu original.
  • Con tomillo y romero (para voces blancas): la segunda de las armonizaciones, sobre un tema asturiano. En realidad no me gusta el título pero con las cosas populares pasa esto, que el primer verso de la letra es el título de la pieza. A esta canción de cuna yo la llamo “Nana de Leioa”. La historia ya la conocemos en este blog: fue el encargo que recibí de Kantika para la grabación de su cd “Gabon Kantika”. Lleva un mensaje incorporado, lo confieso. Pero hasta aquí puedo leer.
  • Plegaria (para voces blancas): también conocemos la historia y además es una historia reciente. Surgió de tirón, se estrenó al mes y ya va abriéndose camino poco a poco. Creo, dicho con toda humildad, que Plegaria ha nacido con estrellita. Hay obras que nacen con estrella y otras nacen sin luz. Pues esta ni lo uno ni lo otro sino con estrellita; por eso estoy tan contento de ella, porque va a su aire.

Para quien quiera y tenga curiosidad, pongo el enlace de la editorial y de mi ficha en la que iran incorporándose nuevas obras. ¿Hay alguna razón por la que un lector de este blog pueda sentirse animado a adquirir alguna partitura? Pues, hombre, se me ocurren varias, a saber:

-Por ser músico (el lector/a)

-Por no serlo pero querer tener un recuerdo.

-(Por ambas cosas)

-Porque hablamos de precios muy asequibles (entre 1 y 2 euros) en envíos postales contra-reembolso.

-(Para que estos señores vean que tienen en catálogo a un autor con cierto “tirón” y que hay que seguir apostando por él) :)

-Y, por supuesto, porque en el resto de su catálogo tienen obras de otros autores a los que, personalmente, profeso gran admiración.

Enlaces:

C-M Ediciones Musicales

Mis obras en C-M

Motete

Escucho estos días “Sancti tui Domine”, de Vytautas Miškinis, y cada vez estoy más convencido de que se trata de una preciosidad a la que, sin embargo, le sobra algo. No le falta, le sobra. Qué, no sé, poco seguramente. Antes de escuchar este motete ya estaba convencido de que componer es el arte de restar, que no de sumar ni añadir. Decirlo todo con las notas justas y repasar después porque seguro que con menos notas aún se puede decir más.

En las primeras páginas de su “Vida Secreta”, Pascal Quignard recuerda la confidencia que Mozart hizo una vez a Röchlitz: “todo llega en bloque, de una sola vez, sin desplegarse, casi panorámico (…) Las sencillas palabras de Mozart son más precisas de lo que parece: se trata de poner junto lo que se ha visto junto. De componer la panorámica. Hay que captarlo todo entero, a manos llenas, de una sola vez”. Esa revelación de la genialidad creativa de Mozart no esconde el gran esfuerzo que tiene que hacer el compositor para que nada se escape pero, habida cuenta de los resultados, es más que seguro que esa visión global de la obra en un fogonazo previo es la que proporcionó a Mozart su infalible olfato para prescindir de lo accesorio, dando siempre con la solución justa hasta en los lugares comunes que parecen no merecer atención, hasta en las redundancias necesarias para que el discurso cuaje. Escuchar este motete de Miškinis es un placer y al mismo tiempo da un poco de rabia porque es una preciosidad que lo sería más si tuviese algo menos. Es un problema de arquitectura musical que, como siempre en estos casos, lleva a plantear una posible doble vertiente: la de la composición y la de la interpretación. Una cosa es el problema de la forma interna de una obra, la creación, y otro el de la re-creación de la misma. La visión de conjunto del intérprete puede contribuir a reforzar muros, a aligerar cargas. A señalar o a disimular. A mostrar o a engañar.

Sigo pensando que esta preciosidad de Miškinis quedó anotada en papel a falta de alguna resta pero puede también que no haya escuchado todavía una interpretación de la misma que redondee las cuentas.

Kantoria

“La Kantoría”, el coro formado por las voces femeninas provenientes de Kantika, ha resultado ganadora en todas las categorías del Gran Premio Nacional de Canto Coral que se ha celebrado este fin de semana en Zumárraga. Quede aquí constancia de la noticia, cuando todavía está fresca (y pasada por agua, que este fin de semana llueve torrencialmente por allá) con todo afecto y cariño, que luego me escriben y me riñen (cariñosamente) porque dicen (con razón) que no me acuerdo de ellas. Lo que no saben es que Basilio Astúlez, su director, lleva en la cartera una partitura mía para ellas para el próximo curso. Queda por saber si entonces me reñirán con más motivo o no, pero no importa. Hoy es día de alegría y de sentirnos orgullosos de ellas, que se lo han ganado a pulso, que han trabajado lo que nadie se puede imaginar, que lo sé bien.

Un beso para todas, para Alba, Mónica, Susana… (que mantiene un canal en YouTube del que enlazo esta grabación del 2006 tomada por las cámaras de Euskal Telebista en el Palacio Euskalduna de Bilbao como final de un acto institucional. Atención al final, a la hermosísima armonización del Agur Jaunak. Tiene que estar la mano de Javier Busto detrás, fijo). En fin, para todas (y para el jefe) la enhorabuena más cariñosa desde aquí.