Archivo de la categoría: Kantika

Album

Todavía estaban cantando en el post de abajo los chicos de la Coral San Juan Bautista de Leioa cuando me ha llegado al gadgeto-teléfono el mensaje de Garazi contándome que ayer resultaron ganadores del Primer Premio en el Certamen Coral de Ejea de los Caballeros (Zaragoza). También se llevaron el Premio del Público. No está nada mal para un grupo que lleva un año de andadura pero donde hay talento, hay talento. Como siempre, me alegro un montón y me alegro igualmente de que sigan acordándose de este rincón del Norte donde se les sigue queriendo y apoyando. Enhorabuena!

Alas

A María,
mi cómplice en tantos compases y hoy debajo de un paraguas.

Los chicos crecen, parece que fue ayer cuando se pusieron los calcetines de colores pero el tiempo pasa volando.

Lumega fue el breve eslabón que condujo a los mayores de Kantika hacia la actual Coral San Juan Bautista de Leioa. En ese lapso de tiempo les dio tiempo a cantar (y qué bien cantado) esta armonización de Javier Busto sobre la melodía tradicional vasca “Nerea izango zen”. El texto es una preciosidad, tiene razón ypuntoaparte (que nos brinda el vídeo, mil gracias). Dice así:

Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no habria escapado.

Pero así,
habría dejado de ser pájaro.

Y yo…
yo lo que amaba era un pájaro”

Enhorabuena

Me acaban de avisar (yo diria que con anticipación oficial y todo pero, en fin, todo queda en casa), la noticia aún caliente y circulando con el entusiasmo y el nerviosismo comprensible por los mails, los foros, los tuentis, los mess, en fin, por todos los canales de la red, de que Kantika ha resultado en la 40 edición del Certamen Coral de Tolosa (Guipúzcoa), que es mucho certamen porque reúne a los mejores coros de todo el mundo. Le he pedido a mi informadora habitual si me podía pasar una foto para colgarla aquí y está en ello, pasando voces, pero supongo que la cosa ya será por la mañana, que son casi las 2 de la madrugada, es noche de sábado, y quienes no descansen de la dura jornada lo estarán celebrando, que motivos hay de sobra. Una vez más, con todo el afecto, enhorabuena.

Domingo, 13:55: ya ha llegado la primera foto. Gracias, Mónica.

Palmarés

Ya ha concluído el Certamen Internacional de Gorizia (Italia), uno de los certámenes corales que forman parte del circuito del Gran Premio Europeo,  y aunque los chavales de Kantika todavía están por allá para dar un par de recitales por la vecina Eslovenia, ya nos han llegado los resultados. Y son muy positivos: hasta cuatro premios conseguidos, entre los que me permito destacar el Premio USCI al Mejor Director (Basilio Astúlez) y el Premio del Público en una de las categorías a las que optaban.

Acerca de mi opinión sobre el primero, hago autocita de un post reciente:

Basilio. Es un verdadero escultor del sonido, algo yo que no había visto nunca antes. Su manera de disponer las voces en el espacio, con continuos cambios, agrupaciones y reagrupaciones según la obra, sigue un instinto infalible. También admiro su capacidad merlinesca (de Merlín, el Mago) para enganchar a sus cantantes que, con él, van todos a una (como “Fuenteovejuna”).

Respecto al segundo, vuelvo a citarme pero esta vez remontándome al año de la polka:

Emana de estos chavales la confianza y la soltura de quien disfruta con lo que hace y se entrega e integra felizmente en el conjunto. Y todo eso trasciende el escenario poderosamente y lleva el colorido al corazón del oyente que a duras penas puede resistirse a sumarse a esa exhibición de gozo. Porque la principal lección que nos dan los chicos y chicas de Astúlez es, fundamentalmente, esa: recordarnos que la música es, ante todo y sobre todo, gozo. Puro, maravilloso y reconfortante gozo.”

Personalmente, creo que el Premio del Público en un certamen de este tipo es de gran importancia. Porque este no es un concurso amateur, sino que es una competición que reúne a los mejores coros desde Filipinas hasta Hungría, es una final a alto nivel entre grupos ya seleccionados; la capacidad de todos los conjuntos, por tanto, se da por sobreentendida. Por eso, que sea el público el que aporte su voz y voto (nunca mejor dicho) para señalar algo entre el palmarés técnico es un plus en el que quien habla es el corazón.

Y ya que estamos, una mención especial desde “La Idea del Norte” a Mónica. Porque es importante destacar que en el trajín de la competición, con viajes, madrugones considerables, ensayos, nervios, pruebas, conciertos y con retorno al final del día muy cansados, Mónica se ha encargado puntualmente todos los días de informarme de lo que iba sucediendo vía email. Y como supongo un acceso a Internet por fuerza limitado (poco tiempo y muchos chavales) para comunicar con familia y allegados que están obviamente por delante en las prioridades, agradezco mucho que Mónica haya tenido la amabilidad de abrir un espacio para escribir unas líneas cada día.

Enhorabuena a todos

Post relacionado: click aquí

Album

Va una selección de fotos del día de ayer en Leioa, todas con su pie correspondiente. Fuera del Conservatorio hacía un día invernal, increíble mirar el termómetro y echar a correr con lo que caía y pensar que estamos en Julio. Pero el calor estaba dentro, en el “pase” para padres y amigos del repertorio que este martes los lleva al norte de Italia, frontera con Eslovenia, vía Madrid y Venecia. Se estrenó “Plegaria” y creo que con buena suerte. A mí se me nota cansado, pero por dentro estaba muy contento. Vamos con las fotos:

Kantika Korala Julio 2008 Alba Vidal

Alba. Alba es un encanto. Además, fue ella la que con su comentario de madrugada del otro día en este blog me decidió finalmente a ir a Leioa, cuando la cosa estaba de que no. Pero leí lo suyo y me dije: pero cómo decirle que no a esta criatura! Y no me arrepiento, claro. Luego saldrá Alba otra vez en este álbum.

Kantika Korala Julio 2008 Ander Celaya Mariano Jiménez

Ander. Si hay un alma en Kantika, Ander pone su parte, desde luego. Aunque ya no está en el grupo y ayer vio el concierto desde el otro lado sigue siendo (para mí lo sigue siendo) una figura emblemática. Ahora está en Lumega y ayer me reclamaba una obra para ellos. Cómo decir que no! (ahora el que tendrá que decir que sí es el jefe, claro)

Kantika Korala Julio 2008 Mónica Sánchez

Mónica. Lo confieso: tengo un especial aprecio a Mónica. La conocí cuando en mitad de una obra tenía que dar un grito que no veas. Cuando estuvieron por aquí me dijo que si quería me lo repetía para mí solo. Dije que sí, sí. Y ella gritó para mí. Cómo olvidarlo! Es una pedazo de actriz, lo que se llama un “animal de escenario” y cuando tiene que representar su papel de hechicera en “Laminak”, se sale. Cuando las personas aplaudimos, lo hacemos con las manos a la altura del pecho; cuando aplaudo a Mónica, lo hago con las manos por encima de la cabeza, que es un aplauso con mayúsculas, de esos que te salen de dentro.

Kantika Korala Julio 2008

Esto es lo que se dice un posado en profundidad, de las tres chicas que están a mi lado a Garazi que asoma la cabeza por allí e incluso Ander, que como es alto, repite foto. Que pidas a la gente si puedes sacarte una foto con ellas y lo hagan sin pensárselo dos veces con tanto cariño es precioso.

Kantika Korala Julio 2008 Jon Cabrejas

Jon. A Jon le tengo mucha simpatía desde que era un chavalín y aquí, en Tudela, se nos metió a todo el público en el bolsillo con su desparpajo. Después de tanto tiempo, sigue sonriendo y riendo todo el rato en el escenario, sobre todo con Itxaso y Alba, de tal manera que inevitablemente los que estamos en las butacas tenemos que dirigir la vista hacia esa zona del coro, un poco a la derecha, que es el sitio que ocupa este “tresillo” que tan buen rollo transmite. Y si no me crees lo bien que se lo pasan, mira:

Kantika Korala Julio 2008

Y ahora atención, que viene el jefe:

Kantika Korala Julio 2008 Basilio Astulez y Mariano Jimenez

Basilio. Es un verdadero escultor del sonido, algo yo que no había visto nunca antes. Su manera de disponer las voces en el espacio, con continuos cambios, agrupaciones y reagrupaciones según la obra, sigue un instinto infalible.  También admiro su capacidad merlinesca (de Merlín, el Mago) para enganchar a sus cantantes que, con él, van todos a una (como “Fuenteovejuna”)

Plegaria

Kantika Plegaria

“Plegaria” es una obra para 4 voces blancas que los chavales de Kantika estrenan este sábado en el auditorio del Conservatorio de Leioa en un concierto previo a su participación en el Certamen Internacional de Gorizia (Italia).

Cuando escuchamos una obra pocas veces nos preguntamos sobre las circunstancias que rodearon su composición. En el caso de esta partitura, todavía no acierto a comprender qué razón la puso en marcha aunque recuerdo perfectamente las circunstancias: era una tarde, había estado tocando el piano, y mientras decidía si salía a dar una vuelta porque la tarde era espléndida la mano izquierda se posó involuntariamente en una combinación de teclas. Fue justo en ese instante cuando tuve la certeza, de golpe, como si hubiera surgido un chispazo, de que ese era el punto de partida de una composición cuya geografía completa había visto vertiginosamente, como cuando un rayo alumbra por un segundo la oscuridad nocturna. Me volví a sentar con la mano aferrada a esas teclas (por si se me escapaban) mientras con la otra cogía la lapicera y ponía frente a mí una hoja nueva del cuaderno de música.

Ese fue el punto de partida.

Más difícil resulta explicar cómo surge el tema, no hablo del tema musical, que estaba ahí, brotando como si llevara tiempo esperando, sino que hablo del argumento, del texto. Quizá no haya explicación y una cosa venía unida a la otra. Y lo que venía era una plegaria, es curioso, una plegaria. Y digo que es curioso porque no soy una persona con inquietudes religiosas y, sin embargo, necesité expresar algo así, que empezó a anudarse en la garganta conforme se sucedían las piezas del puzzle (ya sabemos que yo compongo de esa manera, diseñando estructuras, uniendo posteriormente las piezas y, después, quitando el andamiaje y limpiando los restos de obra para que no noten las cicatrices). Enseguida supe y tuve muy claro que esta era una de esas composiciones que no se terminan cuando el lápiz dibuja la doble barra final, sino que iba a quedar inconclusa hasta que alguien la completara: la garganta de unos niños. Es esa naturalidad, sencillez y franqueza del timbre de la voz de los niños la que proporciona la humildad que precisa toda plegaria.

Tan rápida como vino, fue. De hecho, cuando se estrene este sábado se cumplirá justo un mes de su composición. En el breve intermedio está la aprobación editorial para su publicación, la aprobación musical, los ensayos… Y es todo un honor que vuelvan a ser estos chavales quienes lo hagan porque la obra es para ellos y porque ellos están dentro de la obra: sus rostros, sus nombres, estas infancias que están dejando de serlo y que el día de mañana podrán revivir cada vez que sea su propio aliento el que suene en las viejas grabaciones entonando los acordes y las frases delineadas aquí con esmero y con todo el afecto. Este es el regalo que me gustaría dejarles, el regalo que les dejo, en compensación de tantas cosas buenas. Pero será el tiempo el encargado de revelarles eso.

Post relacionado: click aquí

Vox Tronica

La Kantoría: “Vox Tronica”, T. Stokes. Zumárraga, Junio de 2008 (Grabación doméstica)

La alegría del día ha venido a través de este enlace que me ha conducido al Vox Tronica, el juego musical compuesto por T. Stokes para provocar el asombro y desplegar las sonrisas. En una interpretación como la que recoge este vídeo se explica perfectamente lo mío con esta gente, llámalo admiración profunda, fascinación, flechazo, qué se yo: es esa receta de perfección compuesta por una mezcla justa de disciplina férrea combinada con pura alegría de cantar (que todo el mundo sabe que es inoxidable). Por eso sale lo que sale. Y además, contagia, aunque en vídeo menos, claro. Qué asombrosa capacidad de hacer pasar por natural lo que en realidad es un intrincado bosque de polirritmias, efectos vocales y glissandos en los que se disuelven los tonos hasta el infinito. Qué afinación, qué empaste de conjunto. Qué feliz facilidad. Esa es la frase que lo define todo.

Kantoria

“La Kantoría”, el coro formado por las voces femeninas provenientes de Kantika, ha resultado ganadora en todas las categorías del Gran Premio Nacional de Canto Coral que se ha celebrado este fin de semana en Zumárraga. Quede aquí constancia de la noticia, cuando todavía está fresca (y pasada por agua, que este fin de semana llueve torrencialmente por allá) con todo afecto y cariño, que luego me escriben y me riñen (cariñosamente) porque dicen (con razón) que no me acuerdo de ellas. Lo que no saben es que Basilio Astúlez, su director, lleva en la cartera una partitura mía para ellas para el próximo curso. Queda por saber si entonces me reñirán con más motivo o no, pero no importa. Hoy es día de alegría y de sentirnos orgullosos de ellas, que se lo han ganado a pulso, que han trabajado lo que nadie se puede imaginar, que lo sé bien.

Un beso para todas, para Alba, Mónica, Susana… (que mantiene un canal en YouTube del que enlazo esta grabación del 2006 tomada por las cámaras de Euskal Telebista en el Palacio Euskalduna de Bilbao como final de un acto institucional. Atención al final, a la hermosísima armonización del Agur Jaunak. Tiene que estar la mano de Javier Busto detrás, fijo). En fin, para todas (y para el jefe) la enhorabuena más cariñosa desde aquí.

Arropar

En el blog “Periodismo Ciudadano”, una iniciativa de la radio y televisión vasca (EITB), aparece este pequeño reportaje en vídeo sobre Kantika grabado en el cuartel general de los chavales, allá en Leioa. Puede verse a la nueva plantilla tras la renovación llevada a cabo a principios de año. Se hace un poco raro, después de tanto tiempo, no ver ciertos rostros, voces emblemáticas. Están en Lumega (espero).

Dice la periodista que el grupo se siente arropado tanto en casa como en lugares alejados como México o Islandia. Aquí, al Norte del ciberespacio, también se les arropa, se les apoya y se les echa de menos. El ciberespacio es un lugar lejano y cercano al mismo tiempo, muy grande y muy pequeño. Si la periodista y Basilio Astúlez supieran la cantidad y la procedencia de personas que han pasado y pasan por aquí buscándoles vía Google igual les daba un ataque de tos a dúo en tres por cuatro. Pero es bueno arroparles también de esa manera: las palabras en Internet permanecen en el tiempo y a la vista de quien quiera.

Yo les sigo escuchando. Lo que hace bien no tiene fecha de caducidad.

Lumega

Esta tarde se presenta en Leioa el nuevo coro juvenil Lumega formado por 24 chavales ex-componentes de Kantika, que también intervendrá en el concierto. Así Kantika vuelve a ser un coro infantil y el trabajo conseguido con las voces que ya se van haciendo mayores no se pierde. Paradojas del mundo coral infantil: cuando el trabajo madura llega el tiempo de la despedida. Suerte a Lumega.

Diario de viaje, 5

03:02. Bilbao.

Escribo desde un ordenador en el que habitualmente me leen y eso produce una sensación curiosa. Izaskun y Alain duermen en la otra parte de la casa y han dejado el teclado en mis manos porque saben lo de mi adicción nocturna a teclear. Ha sido un día intenso y estamos los 3 agotados pero ha merecido la pena sin duda. El viaje perfecto, la estancia maravillosa y lo de los chavales inolvidable, con foto de familia incluída y entrega de un manuscrito que contiene unas palabras emocionantes y que es, desde luego, el mejor regalo de Navidad que yo podía recibir.

Hemos asistido al ensayo y ha sido un bonito reencuentro. Qué mayores se han hecho los pequeños, cómo han crecido. Y volver a sentir la resonancia en directo de la perfección en el canto, da igual que una parte del coro cante aquí atrás y la otra adelante en una coreografía: la integración armónica es absoluta y los finales dejan una vibración estremecida en el aire. En el concierto he tenido como compañero de asiento al compositor Alejandro Yagüe: conocerlo y conversar con él ha sido todo un descubrimiento. Hemos asistido en primera fila a un concierto espléndido, vibrante, con guiños y sonrisas hacia mí cuando han entonado el ea ea ea y con la emoción en el ambiente porque chicos y chicas que son una institución en Kantika decían adiós. El aplauso grande ha sabido a poco para recompensar a estos chavales por el esfuerzo, el trabajo y la dedicación de todos estos años: Mónica  (que al final del concierto ha puesto en mi mano la pequeña estrella que llevaba en el vestido y me ha dado dos besos), Laura (con su sonrisa permanente y cariñosa), Ander (soporte fundamental del entramado sonoro del grupo, gran labor la de Ander, sí señor) y Susana (tan acertada en sus apreciaciones musicales, tan atenta siempre en lo personal) entre otros.

El imprevisto ha llegado cuando al final, ya en la calle, se ha acercado una chiquita con una sonrisa dulce y al agacharme ha puesto su mano en mi cara para agradecerme que haya venido y después ha dicho que te mejores, y le he tenido que dar un abrazo muy grande porque hay palabras que dichas de una forma como esa te llegan al corazón. Ahora a dormir, que el cansancio es grande y el ánimo está sereno y feliz. Eso es lo que define el estado de ánimo esta noche: sereno y feliz. En el equipaje van fotos, muchas fotos, y otros recuerdos, como el escrito que me han entregado los chavales. Tiempo habrá. Hay equipos de personas que con su trabajo artístico rozan la perfección y el alma lamenta que ese alimento que recibe de ellos se termine. Merecía la pena luchar contra estos ojos que se empeñan en cerrarse y despejar esta cabeza que duda al buscar las teclas correctas por el cansancio para dejar aquí sincero y afectuoso homenaje a quienes esta noche nos han dicho adiós dejándonos, una vez más, su regalo. Gracias mil, infinitas gracias.

Diario de viaje, 4

23:48. “…dormidin te me quedes neñu queridu”.

Kantika

Los chavales. Me llamó el otro día el director del Conservatorio de Leioa para decirme que, en agradecimiento a la atención que dedico a los chavales, me invitaba a asistir al ensayo de mañana, que empezará a las 4, para estar un rato con ellos. El ofrecimiento fue toda una sorpresa. Volver a saludarles, aunque sea un instante, como ya hice cuando conseguí traerlos aquí a actuar, me produce una especial emoción, sobre todo porque ellos no saben que yo ya sé que el concierto que vendrá después será el último de la plantilla actual.

He estado pensando estos días que, en ocasiones, la casualidad se convierte en causalidad de una manera llamativa. Justo ahora hace dos navidades que Izaskun y Alain me regalaron un dvd y del dvd salió lo que no me cansaré de repetir que fue un bálsamo, un consuelo, una alegría, la mejor de las medicinas, de tal forma que desde entonces, cada noche, lo último antes de dormir (ea, ea, ea) era asomarme al monitor para verles y aunque la habitación estaba a oscuras siempre algo se encendía por dentro. Quién me iba a decir entonces que un día llegaría a escuchar de sus gargantas una pequeña obra mía, que la elegida sería una nana (lo último antes de dormir) y que esa pieza me llevaría a reencontrarme con ellos el día de la despedida, acompañado por Izaskun y Alain, de nuevo a las puertas de la Navidad. A veces a la vida le sale un capítulo redondo. No hay que dejarlo pasar.