Vivir

Artur RubinsteinHoy habría cumplido 129 años Artur Rubinstein, sin hache intercalada porque no le hacía falta. Cuando cumplió los 90 todavía tocaba el piano y afirmaba con vehemencia que su amor por la vida era incondicional. Rubinstein fue el pianista que dejaba caer debajo de la mesa un 30% de notas porque entre estudiar para ser un robot o vivir para sentirse persona, había decidido vivir, y esa decisión, hoy, en la era de la pulcritud aséptica, no le habría permitido estar encima de un escenario. Sin embargo, fue un músico dotado de un carisma, una elegancia, una delicadeza y un instinto únicos. No hubo frase musical que trazara en el teclado sin esas características, al igual que no hubo frase verbal que no fuera portadora de una sabiduría y un apasionamiento tan estimulante como vibrante.

Este hombre de físico menudo pero fuerte determinación vio en su infancia los suficientes horrores como para adoptar pronto un lema de vida: “Nie dam się” (No te rindas) y lo mantuvo hasta el último aliento. Pasó a la historia por el rubato de su Chopin, o eso pensó el mismo mundo que, enarbolando la bandera de la cultura y el arte, le ha olvidado como a tantos.
Rubinstein declaró en su última entrevista que nunca tuvo miedo; que sufrió, padeció, fracasó y se cayó como cualquier ser humano pero que nunca se permitió tener miedo, porque el miedo no permitía vivir y eso le parecía inconcebible.

Artur Rubinstein interpreta de manera bellísima y franca la Mazurka de Chopin que escucho mientras escribo estas líneas y lo hace desde algún momento de 1960. Oigo su respiración serena, que regula y ordena la música que brota del teclado. Qué milagro resucitador el de la grabación, un acto tan cotidiano como para que hayamos olvidado su capacidad prodigiosa.

Rubinstein no se rinde.

3 pensamientos en “Vivir

  1. Sergio

    qué bien!, una entrada nueva. A mi personalmente me gusta más leerlo aquí que en el facebook, pero para gustos colores. “Nie dam sie”… no te rindas, ojalá que en los momentos difíciles suene esta frase.

  2. C.

    A mí también me gusta más aquí :)
    (Pero está bien compartir en fb: hay mucha gente a la que le puede la pereza de pinchar otro enlace, y por eso se pierden lo que se pierden)

Deja un comentario: