Escondite

No fue fácil encontrar el escondite de este singular cementerio en miniatura de la época victoriana oculto a la vista para quien lo busca tanto desde el interior de Hyde Park como desde la larga acera de Bayswater Road. Debí parecer un tipo raro a los viandantes aquella mañana fría de invierno, detenido en mitad del trajín de la amplia acera, arrinconado hacia la tapia musgosa, intentando colar el objetivo de la cámara entre los matorrales con tozuda insistencia. Según los escritos kensingtonianos de James Matthew Barrie, allí no hay mascotas enterradas sino los bebés que han caído de los cochecitos de sus niñeras en un descuido de estas durante el paseo diario por los jardines. Estaríamos, por tanto, ante el cementerio de los Niños Perdidos. En la actualidad, el cementerio forma parte del jardín de una propiedad privada. Una pena no poder entrar.

El vídeo da poco de sí porque grabé pocas tomas dados los pocos ángulos de tiro disponibles y de la incomodidad del manejo de la cámara en el reducido espacio disponible. Desde luego, no es un trabajo apto para el pulso de un cameraman artrítico pero disfruté recogiendo el lugar, por el que había pasado varias veces, buscándolo, y nada.

2 pensamientos en “Escondite

Deja un comentario: