Canción

Gerald Finzi (1901-1956): “Since we loved”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Existió un espacio en el que encontrar un minuto para escuchar un poema puesto en música no era difícil, pero además reinaba una tranquilidad del entorno y del espíritu suficiente para hacer de la escucha una experiencia de entrega, de inmersión atenta, con la conciencia puesta sólo en lo que sucede, algo similar a flotar en la superficie del mar, sintiéndose allí, sintiéndose uno mismo allí. En definitiva, lo contrario a una audición epidérmica, hecha de puntillas. Existió esa época y no fue hace tanto. Gerald Finzi fue un compositor inglés de notable talento que en la primera mitad del siglo XX escuchaba la BBC en la radio, paseaba por los senderos de la campiña y anotaba páginas musicales que reflejan un don particular para lo melódico y una habilidad minuciosa y oportuna para el envoltorio, que nunca es del todo envoltorio, acompañamiento, materia de segunda, sino que por arte contrapuntístico de especial sensibilidad y acierto termina por asomar entre los pentagramas brindando espléndidos contracantos, como ocurre con esta canción, tan breve, tan hermosa, que canta unos versos del poeta Robert Seymour Bridges aunque en realidad añora una época que pasa página para siempre. Ecos de eso contiene. Pero estábamos con los contracantos. Aquí el piano comienza siendo acompañante y mullido colchón de la voz que canta pero pronto, y sin dejar de ejercer tal función, deja asomar un goteo de notas entre sílaba y vocalización que adquiere un protagonismo sutil y al mismo tiempo imprescindible. Escribir un breve relato musical en el que quepa un mundo, poblarlo de nostalgias y ecos de lo vivido, como en un álbum de fotos, y hacerlo bien no es fácil. Hoy es menos fácil ser capaz de entregarse y entrar en él sin que el reloj nos apremie. Un mundo en el que descontar un simple minuto es tarea complicada termina por perder la puerta de entrada al alimento que mantiene vivo al espíritu.

4 pensamientos en “Canción

  1. Sergio

    Tu blog es como abrir la puerta y entrar en otro mundo, por eso a veces hago como que llaman. Gracias

  2. Marcos

    Las puertas a otros mundos suelen ser pequeñas, breves o estar escondidas; por eso.hay que ir despacio para encontrarlas. Totalmente de acuerdo con Sergio.

  3. toni

    siempre consigues que sepa un poco más, que piense un poco más y que sienta un poco más. y sobre las puertas, me adhiero a los compañeros de comentario. gracias, emejota.

  4. C.

    Qué razón tienes… Gracias por recordarnos lo que importa y gracias por esta primera música (tan hermosa) del día.

Deja un comentario: