Temblor

Alexandre Tharaud toca, en algún momento de 2001, la música que Jean Philippe Rameau escribiera para teclado en 1728. La estoy escuchando. Suena en un piano lo que fue escrito para clavecín, de tal forma que el pellizco de las cuerdas de éste ha sido sustituido por la percusión leve de los macillos de fieltro de aquél. Además, en su personal, íntima e intimista versión de estas piezas, Tharaud las envuelve en una suave reverberación al accionar con su pie derecho el pedal de resonancia. El piano se toca con las manos y con los pies. Así las cosas, los puristas escucharán a Tharaud y torcerán el morro. Yo cierro los ojos. Cierro los ojos para “ver” mejor esta música primorosa a la que me entrego con gran placer. ¿Qué será eso de la música pura? Pienso que no es tanto el interpretarla desde los instrumentos y las maneras que, en teoría, más se acercan a las condiciones en las que fue compuesta (una teoría por fuerza vacía de muchas cosas, tanteando posibilidades en el silencio de los siglos) como conseguir iluminarla.

Iluminarla, esa es la cuestión.

Suena esta música galante, reflejo sonoro que se ha mirado en los espejos del rococó francés, música que fue compuesta para el deleite; suena la luz trémula de una música profusamente ornamentada que tirita y tiembla en las manos precisas de Alexandre Tharaud, que no se enreda en el dibujo de arabescos y volutas, sino que nos la sirve transparente:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Tirita la música de Rameau, su temblor procede del suntuoso y frondoso bosque ornamental del atardecer del barroco francés y se convierte, en las manos de Tharaud, en apacible calma y delicada melancolía. En la tiritona en la que vibran estas notas reside el secreto expresivo de la música para tecla de Rameau. Por algo Debussy, mucho tiempo después, la recuperó y la plasmó en el lienzo musical que dedicó a Rameau (“Homenaje a Rameau”, Imágenes I, 1905):

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

4 pensamientos en “Temblor

  1. Pilar

    Excelente, sublime, Todo un placer para el oído…..¡Cuanto aprendo con tus post musicales, emejota!
    Has empezado bien junio,
    musu bat

  2. C.

    Sin posibilidad de escucharlo este fin de semana (te dije que junio era para borrar). Pero qué precioso! Muchas gracias :)

  3. Marcos

    No tengo auriculares, así que me atrevo a hacer una prueba: imaginar con tu post cómo suena esta música antes de escucharla y, después, ver si lo que oiga se corresponde. En cualquier caso, con tus post de música salivan mis oídos.

Deja un comentario: