Archivo por días: 24 enero, 2012

Sueño

En el sueño, aparecía el Papa sentado al piano y se ponía a tocar la secuencia gregoriana del “Lux Aeterna” en estilo de cake-walk, ya sabes, la mano izquierda yendo allá y volviendo aquí, plon plon, plon plon, y con el cuello encorvado se giraba a los asistentes guiñando un ojo y sonriendo, como hacen los pianistas en las películas en blanco y negro cuando tocan teclas blancas y negras en cafés como el de Rick, en “Casablanca“. Pues sí, tocaba el Papa el Lux Aeterna en ritmo y armonía cake-walk guiñando el ojo de manera cómplice a la concurrencia, como quien dice, qué, chulo, eh? y justo entonces me he despertado con sobresalto y sobresusto. Desde entonces, estoy preguntándome qué mecanismos llevan al inconsciente o al subconsciente o al estrato nebuloso donde se fabrican los sueños para proyectar una secuencia así, y me pregunto qué pensaría Freud al respecto, qué interpretación haría; si alzaría la ceja, si me dirigiría una mirada larga y silenciosa llevándose la pipa a la boca o qué. Ríete si quieres, pero si sueñas algo igual, si los sueños van pasando de uno a otro sin necesidad de conocimiento personal o vínculo alguno, fíjate en lo buena que era la armonización, por favor, y retén la secuencia de acordes. Si eso, me la cuentas. Ayer cené ligero y tal. Perplejo estoy.