Cuaderno

La Idea del Norte 4Un día este blog recibió una carta deslizada silenciosamente en el buzón. “Es como adornar un bosque y escribir esas frágiles piezas de papel sobre las ramas para que las alumbre el sol y la penumbra que asola nuestras vidas de madrugada. Es como construir un cuento, o una isla, o un poema, o un pentagrama, o una carta, o un telegrama, y adornarlo con cada uno de sus misterios”. Imaginé este montón de palabras prendidas de las ramas formando un bosque y la imagen me hizo sonreir porque me gustó. Me sentí comprendido y acompañado en la aventura de recorrer los senderos que han ido formando la geografía de La Idea del Norte. Las palabras se materializan en papel de verdad, del que acarician los dedos, y los ojos recorren la tinta que antes ha sido un conjunto de puntos luminosos en la pantalla en el cuarto anuario de La Idea, correspondiente a 2010, recién salido de la imprenta.

Como en anteriores cuadernos, o anuarios, llámales como quieras -aunque esta vez la portada, de nuevo concebida en Pekin por Diego Caro, alumno mío cuando era un canijo, amigo mío ahora que ya no es alumno, se inclina por cuaderno más que otra cosa-, se trata de una nostalgia para mañana, de algo hecho para cuando este blog haya sido tragado por un agujero negro del ciberespacio y quizá, alguien, se haya querido guardar un trocito que le remita a esas mañanas cuando encendía el ordenador café en mano para asomarse a ver qué pasaba e igual hasta contribuyendo con algún comentario e incluso con algún silencio fiel; no sé, es un ejemplo. Guardar un trocito, sí, porque es una muestra, ordenada, no dispersa, respetuosa con la continuidad de las tramas, pero muestra. Incluso recoge de manera simbólica la voz de quienes escriben -escribís- tras el punto y final de cada post; lo hace un prólogo, que aquí se llama preludio, por la cosa del guiño musical, escrito por uno de los lectores, valiente voluntario (voluntaria en esta ocasión) puesto que para ello se ha tenido que leer previamente 188 páginas y me consta que así ha sido.

Ambas versiones, la digital y la de papel, son caseras. Maquetada página por página la versión impresa por quien teclea estas palabras y envuelta, después, en la piel que Diego me envía en un correo electrónico. Me reconozco un maniático de las maquetaciones, tamaños, márgenes, tipografías, todo tiene que estar armonizado para que la estancia de la mirada sea confortable, o eso es lo que se pretende. Yo me lo guiso, yo me lo como, pero lo comparto contigo, como vengo compartiendo estos posts desde Mayo de 2005. Si te quieres llevar un pedacito a tu estantería, a tu rincón de lectura, a tu casa, contribuyendo de paso a cubrir los gastos de la edición y el hosting de este blog, no pide más (ni menos) una tirada pequeñita, de andar por casa, lo agradeceré mucho. Si esta Idea te sirve de idea para regalar esta Navidad y con ello hacemos un posible lector más para la ruta de los posts que vengan, pues estupendo.

Para los cercanos (geográficamente cercanos, especifico) hay unos cuantos ejemplares dsponibles en la Librería Gómez de la Plaza del Castillo de Pamplona (sí, donde vivía Lindsay) y en la Librería Julio Mazo de Tudela. Para los demás, se puede adquirir a través de este enlace:

La Idea del Norte 4

Es gente seria, limpia y responsable. Palabra.

Nos seguimos leyendo, allí o aquí, mañana o el día de mañana.

8 pensamientos en “Cuaderno

  1. Pilar

    Sigo pensando que me gusta más la lectura impresa que la digital, es mas entrañable tener un libro entre las manos que leer la pantalla de un frío ordenador. Tengo tus cuatro libros, repito que he disfrutado, me he reído (hasta la carcajada), me he emocionado….., resumiendo, me han encantado.
    Cierto que las portadas de tu antiguo alumno son preciosas, es un artista el chico (que por cierto, veo que se apellida igual que yo, aunque me parece que no somos de la misma dinastía…. coincidencias)
    Un abrazo emejota

  2. Esperanza

    Iremos a por el nuevo ” niño ” ( muy navideño, el nacimiento
    literario ). Qué mejor regalo que uno que te haga sentir,
    Estoy con Pilar, prefiero la lectura impresa.
    Feliz Navidad! Que este año venga cargado de energía positiva
    para tod@s. Abrazos .

  3. Marcos

    Hace casi un año me leí (me devoré) el segundo y el tercer libro de la Idea del Norte. Dos libros que me hicieron mucha ilusión. La idea de leer en papel, de saber lo que hay y aún así seguir sorprendiéndote, la idea de recordar. Siendo igual, sabe distinto en papel.
    Siempre tuve la sensación de que la Idea del Norte no es un blog que se hace libro, sino todo lo contrario. Un libro peculiar, eso sí, porque se sigue escribiendo después de impreso y por entregas.
    Espero con ganas empezar a leer el cuarto cuanto antes.

  4. Héctor

    Dice Cristina en el preludio cuarto que tengo a la vista: “(…) Ciertamente, hay más silencios que antes, pero los silencios forman también parte de la partitura vital, con sus ritmos múltiples y variables (…) Tiene emejota la habilidad para casar ironía con sensibilidad y utilizarlas para mirar aquello que acaso solo vemos de pasada: la observación minuciosa del detalle puesto en evidencia ante nuestros ojos (…)”.
    Merced al enlace incluido en este post he accedido a la posibilidad concreta de tener en casa y a punto de comenzar a disfrutar este fragmento tangible de blog convertido en papel e identificado en la magnífica portada de Diego como La Idea del Norte 4. Y no solo eso, ya que del mismo modo también he obtenido los tres cuadernos anteriores. A propósito, la impresión impecable más la eficiencia y la extrema rapidez en el envío del material hacia quien esto escribe en el alejado sur del mundo, me permite confirmar -con la autoridad que me da la vivencia de la experiencia personal- lo que afirmabas, Mariano, en cuanto a que “es gente seria, limpia y responsable”. Tal cual.
    Estoy en preparativos para empezar la recorrida; pecando de metódico cronológico -lo asumo- iniciaré con el primer libro, sin perjuicio de seguir a la expectativa frente a la actualización de la versión digital, respetando los silencios de la partitura vital, claro está.
    Desde aquí mi agradecimiento y enhorabuena junto a un sincero deseo de un año mejor, al menos que nos permita a todos, en lo posible, conservar la mente despierta y el corazón joven.
    Emejota: Ánimo y un fuerte abrazo.

  5. emejota Autor

    Héctor: si no fuera porque eres buen amigo pensaría, por la fecha, que esta gente “seria, limpia y responsable” me había gastado una inocentada al notificarme, horas antes, que alguien había adquirido (por primera vez en cuatro años!) un ejemplar de cada libro. Te lo agradezco mucho, espero que los disfrutes (haces bien en hacer un recorrido cronológico, es como tiene que ser) y te deseo igualmente un buen año. Emejota te da también las gracias.

    A, C, (B está en el libro) gracias por ser “fans” de la cosa. Este año, con suerte, casi cubriremos gastos (ay…)

    Marcos: el 4 es un poco distinto (pero no distante). O igual es que tengo que tomar distancia yo mismo y entonces lo veo en el mismo tono. Seguramente, desde el 1 al 4 ha habido una evolución (a mejor, a peor, a regular, de todo un poco) pero así es la vida y lo escrito es un reflejo de la vida de fuera. Un abrazo y gracias.

    Esperanza: muchas gracias. Es bonito que me digas que lo que uno teclea se convierte en un regalo de sentir.

    Pilar: qué decirte, querida Pilar, fan incondicional de La Idea. Me alegra mucho saber que los has disfrutado y que los tengas en la estantería como recuerdo. Un abrazo.

    Causal: enhorabuena dada y agradecida por ambos. Semejante portada merece una visita a la librería, digo yo :p

Deja un comentario: