Estados

Tengo un cierto peso en el corazón de tristeza. Cierto peso, no mucho; o quizá es una melancolía, que definiría con mayor precisión la sensación porque tiene más letras y se explica mejor. Quizá más que un sentimiento sea un presentimiento, no lo sé y tampoco importa. Lo que sé es que durará hasta las nueve y media aproximadamente y que luego se adormecerá, eso sí lo sé. Quedará la duda de si el destino nos ha tocado en el corazón para advertirnos que teníamos que haber estado en otro sitio a la hora precisa y no precisamente aquí. Sólo es eso: un apunte, una constatación; para eso sirve también un blog, sobre todo para eso: para apuntar lo que pasa, lo que está pasando, lo que pasó y lo que se nos pasó (aunque no sepamos qué, pero lo sintamos).

Salvo este ay suave que ha irrumpido (aunque no de manera inesperada) en esta tarde, todo está bien.

6 pensamientos en “Estados

  1. Lili

    A veces me gusta pensar que la vida es cíclica, que las cosas pasan, y vuelven, y se van, y regresan…a veces también creémos que las oportunidades son irrepetibles. Mi experiencia me dice que no, aunque parezca imposible.

  2. emejota Autor

    Las oportunidades suelen volver, otra cosa es que se presenten bajo otra vestimenta. O quizá todo es una simple lotería, para lo bueno y para lo malo, quién sabe.

    (yo también me preocupo a veces, eh?) :)

Deja un comentario: