Estancia

¿De dónde venimos? Pregunta existencial.

David CastilloDe momento, yo de Madrid, donde he pasado el fin de semana porque había cariños mutuos. Por eso sonó un día el teléfono y por lo mismo, y en respuesta, me subí a un tren cuando el día empezaba a despertar y los termómetros marcaban un número negativo. Es reconfortante sentir a David como un hermano (y emocionante verle crecer, de aquel “Cachorro” a este chaval que aprende rápido y que en una elipsis de película se pone ya al volante del coche y te lleva a desayunar un chocolate con churros en un sitio donde probablemente se debieron inventar ambas cosas porque madre mía). Igualmente reconfortante es que su familia te haga sentir como si fueras de la familia y que en su casa te sientas como en casa.

Un fin de semana con este David es una aventura donde lo mismo te preparan una sorpresa como se improvisa una tertulia a tres en el coche, bajo la lluvia, con su hermano Pedro. Hay comidas y cenas donde conoces a gente muy interesante y en las que a lo mejor se cuece algo más que lo que viene en la carta, y hay momentos también para conocer sitios y para la charla mano a mano. Sea lo que sea, pase lo que pase, sabes que desde que bajas del tren hasta que te vuelves a subir y el teléfono vibra mostrando un buen viaje en la pantalla, te vas a sentir muy bien cuidado. Sentirse cuidado cuando los cuidados salen espontáneos y son cuidados de verdad es una de las medicinas más eficaces que existen.

Conocer a Laura y compartir a tres cucharas un postre de chocolate o comer con Pablo y comprobar que tiene el mismo timbre de voz tranquilo que suena en las fotografías que toma, redondea un sábado aprovechado al máximo donde no cabe ese pesar que empieza a hacer lo que hacen todos los pesares cuando llega la tarde del domingo (por la mañana Brahms sorpresa en el Teatro Real) y toca echar el cierre hasta la próxima. Es reconfortante saber que habrá próxima cuando las personas se sienten próximas. Pedro saca muy bien las faltas en el partido de fútbol, Javi escribe cartas a los Reyes Magos y Luna ladra bien fuerte cada vez que me ve porque sabe (fijo que lo sabe) que lo mío son los gatos. Luna es muy perra.

3 pensamientos en “Estancia

  1. Pilar

    Yo también anduve perdida por Madrid todo el fin de semana. Y como compensación a mi agotamiento, en el Thyssen vi a Angelina jolie (Por Dios,¡ que guapa es esa mujer al natural!) y a Brad Pitt (INALCANZABLE,¡va!,el se lo pierde) con dos niños pequeños (supongo sus hijos).
    Frivolidades aparte, los jardines impresionistas un poco escasos de cuadros, pero bonitos.
    El cuadro de Claude Monet del puente japones está en Museo D’Orsay en París (precioso templo de la pintura impresionista)

Deja un comentario: