Revoloteos

Pasan cosas y ninguna.

Quiero decir que cuando varias ideas revolotean por dentro y se interfieren (o esa es la excusa que me pongo a mí mismo) pues me bloqueo, de tal forma que llevo un par de días sentado ante esta mesa con el brazo izquierdo acodado y la barbilla apoyada en la mano. El teclado delante. Evidentemente hago cosas, tengo que hacerlas por obligación porque hay asuntos que penden y dependen del calendario pero mi sentido de la responsabilidad siempre se las ha visto de reojo con el sentido aventurero. Casi siempre quedan en tablas y muy pocas veces gana el segundo. Por eso para las monjas yo era un niño modélico. A ver si va a ser que las monjas me quitaron el rollo aventurero… Pues aunque suene como (nueva) excusa, creo que algo de eso hay. El resto me lo quitaron los pasillos de los hospitales. Paradójicamente, en ocasiones se mueven y remueven cosas por dentro, como revelando y rebelándose, como si la mejor medicina del mundo fuera romper un poco con lo establecido o aventurarte en algo que te haga sentir que vives una vida y que no solo la transitas o la contemplas como espectador.

Pero en esta tarde en la que el temporal se ha olvidado por un instante de sí mismo, o así lo demuestra lo que veo desde la ventana que tengo frente a mí, de momento me dispongo a despejar la mesa para dejarle terreno libre (y cuaderno de música) a B.

2 pensamientos en “Revoloteos

  1. toni

    las monjas no creo yo que quiten el espíritu aventurero. puede que le pongan a dormir la siesta, pero nada más. lo de los hospitales, ya puede ser ya. ahora sólo hace falta buscar ese perchero en el descansa el sombrero de Indiana y ponértelo otra vez. que ya se oyen los primeros violines, ahí, a lo lejos. vamos, que luego el resultado es una gozada. aunque el camino duela.

  2. 3con1416

    Es cierto que algunos de nosotros, los que ahora rondamos los 40 ó 50 años, con las “monjas” perdimos parte de nuestro espíritu aventurero, el sistema educativo de la época premiaba al sumiso y estigmatizaba al que de algún modo destacaba en originalidad.. ¿Qué me dices de todos aquellos trabajos en que todos debíamos copiar a la perfección un texto, un dibujo y se suspendía a aquellos que eran más originales?

Deja un comentario: