Nocturno

Tengo amigos tan buenos que uno de ellos, hoy, ha hecho por mí el paseo que hago (casi) todos los días y en el curso del cual, el domingo, mira tú por dónde, en aquellas latitudes desde las que ya no se ve la ciudad, me encontré a Gloria-hija caminando en sentido contrario. Estuvimos hablando tanto rato (para variar) que unos perros que vigilaban la fábrica o empresa de lo que fuera vinieron hasta la verja y se pusieron a ladrar como diciendo ya vale. Y al ver a Gloria-hija replicarles, inclinada ella, estableciendo un diálogo serio con ellos, hice una vez más la asociación entre Gloria-hija y Diane Keaton, tan reciente en la memoria tras el visionado de la partida de cluedo en Manhattan con Woody Allen.

Por lo demás, me he puesto tan malito a eso de las siete de la tarde y hasta pasada la medianoche que ahora, las 3:36 de la madrugada, el cuerpo se niega a irse a dormir y aquí estoy sentado quietecito desde una hora antes de teclear este post, pensando, pues no sé, igual hasta ni pensando, simplemente estando, que es otro gerundio silencioso que cuando lo descubres, resulta ser de lo más interesante.

4 pensamientos en “Nocturno

  1. toni

    a Gloria-hija habrá que conocerla un día. y tú tienes que cuidarte, porque eso de estar a las 3:36 de la madrugada es una idea que puede ser interesante, pero lo de poder descansar es aún más interesante. mucho ánimo. un abrazo de chocolate caliente, que hoy, por fin, llueve un montón.

  2. emejota Autor

    Muchas gracias, C. En breve la cosa debería ir a mejor, ya sabes, las vampiras, te chupan la sangre, te dejan plof pero luego remontas (espero) :)

    Muchas gracias, nuna. Y bienvenida.

    toni: deberías conocer a Gloria-hija y seguro que te pasaría como a mí: que sin tener ningún rasgo en común a Diane Keaton te recordaría mucho a Diane Keaton. Intento cuidarme y a veces lo consigo, lo prometo.

    Un abrazo.

Deja un comentario: