Rescate

Abre un paréntesis, métete dentro y escucha:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Es un fragmento maravillosos del caleidoscopio que forman los “Estudios Sinfónicos” de Robert Schumann, obra conceptualmente tan original como brillante y estimulante.

Lo más conmovedor de esta música es que, si se convirtió en banda sonora de este verano, en el jardín apartado y silente de aquel hotel mediterráneo, contemplando los destellos del sol del atardecer chispeando en el agua de la piscina, es porque se trata de una página de música que fue recuperada tras haber sido arrancada por su autor años después de haber sido compuesta; es decir, que es un poema musical que en una evaluación posterior no pasó el examen, al criba, el mínimo, a saber qué es lo que no pasó y lo que pasó para que la mente turbulenta de Schumann, la misma que en su momento la concibió poniendo en ella todo lo que de Schumann puede haber en una obra de Schumann, a saber, ese ritmo que pretende engañar al compás y sobrepasar la barra divisoria, con su síncopa anudada infinitamente en el bajo, la brevedad de su melancolía aunque suficiente para decirse, narrarse en esa lluvia de notas que se diría que comienza empezada, te empapa y aún te conduce hacia un climax que se escucha con el mismo placer que el que se obtiene pulsando las teclas y haciendo resbalar el pulgar, rubateando, entre cromatismos de tecla blanca y negra; la tormenta, en fin, retenida aquí en un instante plácido que un día sombrío, vaya por Dios, perdió el afecto y la consideración del poeta y que si podemos recrear es gracias al buen criterio de Johannes Brahms que preparó la edición de la obra completa para piano de Schumann a su muerte y comprendió, y quién no, que algo así no debía quedar a la sombra del olvido.

Qué misteriosa e inexpugnable la belleza de todo lo que las manos de Schumann encontraron a lo largo del teclado de un piano.

6 pensamientos en “Rescate

  1. Ilovecomposition

    Por cierto, hay una melodía en la mano izquierda al principio y en algun otro momento que aunque parece que lo intenta no puede pasar desapercibida.

  2. emejota Autor

    Plas plas para Ashkenazy, que puso las manos sobre las otras teclas, las de blanco y negro.

    ILV: lo de la melodía que “sí pero no” es un rasgo muy schumanniano. Pero, aunque no, sí :)

Deja un comentario: