Diario

Estoy esperando a que Esther me haga una llamada perdida, que no se perderá sino que será la señal que me dice que tengo que bajar al portal y que pasará a recogerme en coche. Ceno con ella, Beatriz y Edu en esa casa que me gusta tanto y en buena compañía. Cena de cuarteto. Esta mañana he recibido un sms despertador de la vecina en el que me dice que no me preocupe porque tengo alrededor gente que me quiere mucho. Como sabía que me iba a pillar dormido me lo ha escrito entre paréntesis, como por lo bajini, pero luego lo he visto y, sentado en la cama con la legaña puesta, me he puesto a pensar que tiene razón y que es una suerte. Ella es un ejemplo de ello. Nada hay más doloroso que comprobar que pueda haber gente convencida de que te quiere mucho sin que sea cierto. Me inquieta que las palabras crucen el aire vacías de su significado o provistas de otro que pertenece a otra página del diccionario. No es el caso esta tarde de verano que declina poco a poco y que tiene algo de la atmósfera de una historia de Eric Rohmer, y en la que Edu, cocinero experto, sabrá, seguro, ponerle el color adecuado al paladar. Aprovecharé la sobremesa para preguntar si alguien sabe si Londres es de cartón o no.

(No pongo ninguna palabra en negrita como le gusta al blog. No me da tiempo)

2 pensamientos en “Diario

  1. toni

    no, no es de cartón (por si no quieres preguntar en la sobremesa).
    y sí, hay mucha gente que te quiere. mucha. y mucho.

  2. bELÉN

    Londres es de piel de colores, alegre, mundana y cosmopolita…y no, no es de cartón… siempre que te alejes de los sitios turísticos (como en todas partes). Buen viaje!

Deja un comentario: