Contenidos

Estoy escuchando a Haydn en la batuta de Trevor Pinnock en una grabación de 1989. En estos días de arduos debates sobre las descargas ilegales, los derechos de unos y de otros, los internautas y los creadores de contenidos, escucho el Haydn de Pinnock en una grabación que en la tienda vale un huevo y si me la bajo cometo un delito pero resulta que la tengo bajada, sin delito, aséptica, y sin gastar un duro, y todo porque el grupo RTVE cuelga puntualmente en iTunes sus programas de Radio Clásica dedicados a la integral de Joseph Haydn en unos podcast para que quien quiera se los baje. Está claro que RTVE pagará otro huevo a la SGAE o a la entidad de gestión de derechos que sea, que será la SGAE; está aún más claro que, por tanto, seremos nosotros los que lo estemos pagando pero dividido entre todos y siendo un Haydn en una Radio Clásica la cosa saldrá a una cantidad en céntimos de un cero, una coma y muchos ceros antes de un número.

Dice hoy Rosa Montero en un artículo en El País: “No entiendo que estos aguerridos defensores de la libertad paguen religiosamente sus ordenadores o su wifi a los verdaderos millonarios, pero que luego exijan que los contenidos sean gratis, de manera que los únicos que pringan ahí son los autores. Y es que hay un prejuicio contra Internet, pero también hay un viejísimo prejuicio contra el trabajo intelectual: todo el mundo entiende que tiene que pagar una máquina, pero lo de pagar una idea no termina de entrarnos”. Claro. Quizá porque hemos estado muchos años acostumbrados a un servicio público en lo audiovisual. Y estoy a favor de ello, que conste. Llegabas a casa, ponías la radio y sonaba lo que sea gratis. Y ponías la tele y lo mismo. Ahora ocurre que hay empresas privadas que hacen lo mismo, te ponen un capítulo de “House”, como el de esta noche, y no te cuesta un céntimo (te lo cobran en anuncios pero no importa porque así vas al baño o visitas el frigorífico). Para colmo, el episodio de House de esta noche llega a los pocos días de emitirse en EEUU mientras que si lo quiero comprar legalmente tendré que esperar medio año aproximadamente y cuando meta el disco en el reproductor tendré que aguantar el inmisericorde e inacabable anuncio anti-piratería que me advierte sobre qué se yo que cosas feísimas y me trata como si fuera un criminal en potencia. ¿Por qué poner esos anuncios en los discos originales? La gracia sería ponerlos en los del top manta.

Está todo hecho un lío. Por eso dice Montero en su artículo que los cambios tecnológicos exigen que nos reinventemos los perfiles del mundo. A la espera de la reinvención, esta mañana yo he comprado religiosamente el ejemplar del periódico aportando la parte proporcional a su trabajo pero esta noche, mientras redacto este post, lo estoy consultando gratuita y legalmente en la web del propio diario. Lo dicho, un lío.

Un pensamiento en “Contenidos

  1. marlene

    Creo que hay muchos otros motivos para replantearse la reinvención del perfíl humano…y sobre todo muchos más graves…
    El lío está montado esta claro, pero es que hemos sacado a pasear el verbo “relativizar”, porque todo depende del prisma con el que lo mires, ó de si tú bolsillo es, de los que recibe ó de los que suelta…
    Hagan juego señores y que cada uno coja sus cartas

Deja un comentario: