Corazón

No hay tantos corazones rotos como parece. La prueba está en que cuando el corazón parece romperse por haber perdido al amor que hasta hace un minuto era la razón única de nuestra existencia, más pronto o más tarde, en muchos casos con una celeridad pasmosa, se pone a latir otra vez por otro amor que, curiosamente, de nuevo es la única razón de nuestra existencia. Lo de los corazones rotos es relativo, un lugar común, un recurso facilón para poemas de suspiros y poco más. Si se rompe un corazón, roto se queda. No hay pegamento ni cirugía que recomponga un corazón roto.

(mírame a mí)

5 pensamientos en “Corazón

  1. crishu

    No creo que tengas el corazón roto con todo el amor que le pones a todo lo que haces y todo el amor que nos llega a los que te leemos escuchamos y dentro de poco veremos

    beso/abrazo

  2. Anónimo

    Por eso nos llega, Crishu, porque está roto… De los corazones sin fisuras suele salir poca sustancia ;-))

  3. marlene

    Incluso los corazones rotos siguen latiendo,quizás con otra melodia puede que más rica en matices ó con la falta de sencillez de algo nuevo…,
    No hay pegamentos, ni cirujias ,pero si muchas melodias y como dice Serrat “son aquellas pequeñas cosas”…

  4. toni

    los corazones rotos siguen latiendo. pero no laten por un nuevo amor, sino por subsistencia, porque es la única manera de seguir adelante y no secarse. el latido se hace más denso, pero continua. hasta que deja de hacerlo o la cicatriz se cierra y vuelve a lanzar litros de sangre a recorrer el cuerpo. y sí, los corazones con fisuras son los mejores del mundo, porque tienen una emoción por cada cicatriz.

  5. Marina's mom

    A veces las cicatrices del corazón nos recuerdan eso: que tenemos corazón. Si no, ni nos enteraríamos. Como el latido es involuntario… Sin embargo, que se te rompa y poco a poco lo recompongas aunque esté algo marcado, te hace recordar lo que tienes y lo que puedes dar.

Deja un comentario: