Generación

Dice el periódico en un artículo que la generación del final del baby-boom, a la que según gráfico adjunto, pertenezco, se caracteriza por cierto desencanto, es peterpanesca y busca en el ocio la nostalgia de su infancia. No es por llevarle la contraria al periodista pero yo busco en la infancia la nostalgia de mi ocio. No parece haber momento para el ocio. El ejemplo último lo demuestra el hecho de que desde el pasado jueves hasta esta madrugada que va del domingo al lunes no he podido dedicarme un solo instante. Eso sí, creo que mañana por la tarde, cuando el mundo de la espalda al ocio, me iré al cine. A ver si puedo desconectar y a ver “El imaginario del Doctor Parnassus”, de Terry Gilliam. Soy de la minoría que parece conectar con el imaginario barroco, barroquísimo, de Gilliam, porque hace (no siempre) en películas las cosas que (siempre) imaginaba yo en mis fantasías infantiles. El primer dvd que compré en mi vida fue su versión de las mentiras del Barón Munchaussen para estupor del vendedor, que nunca imaginó una venta semejante.

Volviendo a mañana por la tarde, haré lo posible desde por la mañana para no enredarme en cosas que vuelvan a meterme en la espiral de las cosas que llevan a otras cosas y así sucesivamente y siga sin poder dedicarme un rato a mí mismo, aunque sea por la vía del ocio y así hacer caso al artículo del periódico.

3 pensamientos en “Generación

  1. toni

    hay que abrir paréntesis y utilizar las burbujas que propone Miyazaki para poder desatarse. aunque también hay que tener claro el lugar que ocupa cada uno. ese que hemos elegido y en el que nos encanta estar. aunque sea entre paréntesis. ánimo, emejota. mucho ánimo.

  2. Rachel

    Yo me quedé sin verla este fin de semana :( Así que sí, escápate y danos envidia por favor.

    Cuida con las espirales esas que son peligrosas, yo tengo de otro tipo, de las que se enredan en el barroquismo de los túneles paralelos ¿quieres?

Deja un comentario: