Posado

Han llamado del hospital.

Por teléfono, el hospital toma forma de una señorita de voz muy agradable que solicita tu presencia a las 15:20 para un posado en el pabellón de radiodiagnóstico. Posado para qué medio, te dan ganas de preguntar, pero en vez de eso te extrañas y preguntas, kafkianamente, que cuál es el motivo o, más bien, la parte corporal que hay que radiografiar porque en la agenda no viene ningún posado para hoy. La cadera, dice la voz del hospital. Y por qué, pregunto yo. Y entonces es la voz del hospital la que se queda como diciendo.

Ella: oiga, es que tiene aquí una petición de radiografía de cadera. Yo: pues no me acuerdo. Ella: pues aquí lo dice. Yo: pues entonces será, no digo que no. Ella: … Yo: …? Ella: bueno, la petición es de marzo. Yo: ah… entonces eso lo explica todo. Ya no me acordaba. La verdad es que mi cadera tampoco, quiero decir que está bien. Ella: mire pero eso no me corresponde a mí, compréndalo, yo tengo aquí una petic… Yo: sí, sí, lo entiendo, yo voy, tranquila. A las 15:20 me dice? Ella: sí, a las 15:20 a radiodiagnóstico. Yo: muy bien, gracias, muy amable. Ella: a usted, buenos días.

Clic.

Una visita a radiodiagnóstico es como un posado. Te llama el gabinete de comunicación, acudes, te pones delante del objetivo y te flashean brillos de radiactividad. Luego le pasan el book al médico para que contemple y elija. Voy a pedirle que, ya puestos, hagan el retoque pertinente con photoshop.

2 pensamientos en “Posado

  1. toni

    y más cuando se trata de diagnósticos, que luego engañan un montón. mejor que sólo te suban los colores. o te los bajen, según la enfermera.

Deja un comentario: