Escuchar

Eso es lo que voy a tener que hacer dentro de media hora.

Cantaba la Torroja aquello de “el corazón y los congojos, todos en reunión”. Y Saint-Exupéry, en el desierto del principito, escribía: “No sabía bien qué decir, me sentía muy torpe. No sabía cómo alcanzarlo, dónde encontrarlo… Es tan misterioso el país de las lágrimas”.

Pues eso pasa cuando suena el teléfono y te dice: puedo pasarme por allí?

Un pensamiento en “Escuchar

Deja un comentario: