Números

El día que cumplí 18 años desayuné con 15 o 16 pastillas, no recuerdo bien el número. Lo que recuerdo es que casi tocaba a pastilla por año y mientras las ingería sonaban en mi mente los acordes de un cumpleaños feliz algo destemplado. Luego vino el elixir y se acabaron las pastillas. Cuántas. Todas. De golpe y plumazo. Qué tío el elixir. Ahora, en el hotel, al ir a bajar a desayunar me doy cuenta de que en la mano llevo 6. Conclusión: mientras haya pastillas hay desayuno y aún queda tiempo para hacerse mayor de edad.

2 pensamientos en “Números

Deja un comentario: