Pasión

PasiónEsta tarde, en la Universidad de Navarra, ejerzo de guía en el recorrido a través de ese monumento sonoro que es la “Pasión según San Juan” de Bach. Para mí es un gran placer que consigue hacer desaparecer la sensación abrumadora de responsabilidad que, supongo, sería la más lógica en estas circunstancias Es complejo, es verdad: hay que manejar emociones intensas ante un auditorio siempre distinto, siempre nuevo; hay que sintetizar lo grande en algo más pequeño sin que pierda fuerza, traducir en palabras sencillas un rico lenguaje de sonidos. Pero qué gozada que surja una nueva oportunidad de hacerlo y poder compartir, ante nuevos rostros, los entusiasmos que esta obra prodigiosa sigue despertando en mí con la misma intensidad que la primera vez que la escuché.

Los problemas que presenta manejar una obra de esas dimensiones son variados: en primer lugar, está la imposibilidad de recorrerla entera. Hay que trazar una ruta alternativa, compensando lo no visto con un movimiento del dedo índice que señale que esto y esto y lo otro son vistas que no pueden dejar de contemplarse. Antes, se presenta el problema del contexto. Tendemos a procesar con pensamientos contemporáneos un lenguaje y unas ideas que vienen de un pasado remoto, y aunque en Bach las emociones atraviesan y atravesarán los siglos con portentosa familiaridad, no está de más sintonizar por un instante con anhelos que están en otro lugar del dial. El esfuerzo es minúsculo y la recompensa es muy gratificante.

De paso, aprovecho el recorrido para poner el acento en lo más bachiano de la Pasión: en el elemento humano. Una cosa es la Pasión que está escrita en notas en el pentagrama y otra la obra a la que dan vida las personas, los músicos, con sus habilidades, sus circunstancias personales y los imprevistos del directo. Sin su aliento esta Pasión no existe, esas Arias no tienen aire. Resulta fascinante seguir la peripecia de la aventura que es toda interpretación en directo, como esta de Harnoncourt captada en el verano de 1985 en una catedral austriaca de la que me sirvo y que tanto ayuda a comprender y a disfrutar todo lo anterior.

Lo que consigue Bach es que una historia que conoces de sobra de antemano la vivas a cada instante con el alma en vilo, tal es la sorpresa continua, el caudal torrencial de belleza, la delicada demora en los detalles, el clamor impetuoso ante el drama y, al mismo tiempo, su carácter intimista. Porque lo tiene, me atreveria a decir que sobre todas las cosas. Y todo eso pasa cada audición y aún queda espacio para algo nuevo.

Bach es necesario.

_________________
“La Pasión según Bach”
(Pasión según San Juan, BWV 245)
Universidad de Navarra. Edificio Central, Aula 30. 19:30 horas.
Entrada libre.

10 pensamientos en “Pasión

  1. toni

    recibí la invitación. y te puedo asegurar que, si encuentro una conexión aérea que me lo permita, allí estaremos para escuchar con los ojos abiertos y los oídos atentos.

  2. Rachel

    yo la escuché, el año pasado, cerquita de casa y merece la pena. La Pasión desgarra, encoge el corazón, emociona y el que guía te lleva de la mano por todos sus detalles.

    (y por la mañana hicimos desfile por el pasillo central de la Iglesia :P)

  3. Marina's mom

    emejota… no sabes la envidia que me ha dado hoy Belén en el ensayo. Casualmente había fijado hoy una sesión de clase de tres horas para recuperar una tarde perdida de hace algunas semanas, yo que normalmente doy clase sólo los viernes… en fin, vaya casualidad… pero no dejes de avisar, que alguna vez me dejaré caer para escucharte en vivo y en directo las lecciones musicales que en ocasiones nos regalas por aquí.

  4. C.

    No sé si boquiabiertos o boquicerrados, pero, en cualquier caso, petrificados. Un exitazo (más)
    (Vino un señor fotógrafo a usurpar tu puesto)

  5. Rachel

    cómo qué fue otro fotógrafo!!!!!!!!!!!!!!!! pero esto que eeeeeees?

    sanvani reclama reclama reclama

  6. belén

    Yo estuve, yo estuve!!!!
    Nunca había oído hablar a Mariano, ni de libros ni de música, no sé ni si le había oído hablar… Y me encantó, me gustó el sonido de su voz desde que le saludé en el pasillo… Y me apasionó su explicación de la Pasión… nunca había oído hablar así de la música (soy bastante ignorante en este aspecto). Me quedé boquiabierta, con los ojos como platos y las orejas de soplillo oyendo la música de esa manera..
    A partir de ahora intentaré ir a todas tus conferencias, aunque tenga que ir hasta Tudela con lo peligroso que es… (digo por lo de los aviones que se caen)

    Por cierto, el fotógrafo un poco impertinente con su flash en mitad de aquella penumbra tan agradable…

  7. mòmo

    De hecho gusto tanto que hoy ha habido repetición y nuevo éxito de audiencia. Ha sido fantástico dejarse guiar, en serio. Gracias.

Deja un comentario: