Movies

Es difícil no sonreir todo el rato delante de Lindsay.

(Pero anda que no me ha hecho sudar en la clase)

Y todo porque, responsable y tozudo que es uno, le he dicho que el fin de semana ví por primera vez, first time, una película entera en inglés y sin subtítulos. Ella: oh (pronúnciese ou) Yo: ya bueno, pero no me enteré de nada. Ella: (risas en inglés) Yo: … dí que ya la había visto, que si no… Entonces ha preguntado cuál era, por curiosidad. Le he respondido que la primera de la trilogía Bourne, Jason Bourne. Y se le han puesto de pronto los ojos muy redondos (nunca tengo claro si son los ojos los que se le ponen muy redondos o los cristales de las gafas los que se ponen muy grandes) y con un ou ha resultado que es una de sus películas favoritas. Yo: anda! Ella: ou, yes, yes. Y le he dado mi humilde punto de vista, a saber, que él está perfecto en un personaje complejo porque aparece impasible pero en el fondo siente, frío pero al mismo tiempo atenazado por el miedo, que es una emoción nada fría aunque produzca escalofríos. Todo eso junto lo hace muy bien Matt Damon. Y que ella clava también un personaje poco grato, porque es menos secundario de lo que parece en complejidad psicológica: quiere pero teme, duda y no, es lógico que se pregunte quién es Jason Bourne cuando el propio Jason Bourne no sabe siquiera quién es.

(ou)

Entonces se me ha ocurrido preguntarle por sus películas favoritas. Craso error. En realidad, miento; me ha resultado muy interesante hacer una pregunta así. No me esperaba, sin embargo, la posterior devolución de la pelota. Que le hablara, por favor, porque estaba muy interesada, de cine español.

Yo: Oh, my God!

Ella: Yes, please.

Yo: (ains, hija)

Y me he puesto a hablar, es un decir hablar puesto que era en inglés, digamos más bien a intentar hilar un discurso, entusiasta, eso sí, sobre algo que empezaba en Berlanga, paseaba la escopeta nacional por el bosque animado, buscaba con los ojos embelesados de Ana Torrent al espíritu de la colmena y terminaba en el roce de las pieles, las de la cartera y las del cuerpo, de los ladrones María Valverde y Juan José Ballesta.

Ella: Ou!

Yo: pues eso.

Pero qué sudores. Porque intentaba hablar del significado y el sentido del esperpento, de Azcona, de cómo saltar el muro de la censura en tiempos de la dictadura poniendo el dedo crítico bajo la capa de un humor presuntamente inocente, de la importancia como futuro texto de historia de la trilogía de la Escopeta para explicar muchos aspectos de la Transición y si no, al tiempo, y del asombro de la cámara ante ciertos rostros más allá de la importancia de las películas en sí y blablablá.

Total: que he terminado puesto en pie emulando a Anjelica Huston, ni más ni menos, señalando a la pared con el índice y diciendo el “he´s a genius” que le dirigió a Ballesta en San Sebastian.

Al final se me ha ocurrido decirle que podría llevarle alguna de esas películas en dvd y se ha puesto muy contenta. Tiene mucho interés en ir explorando otros celuloides, no sólo por su posible interés cinéfilo sino por su reflejo de lo que hubo y de lo que hay como consecuencia de lo que hubo.

Así que he decidido llevarle “El verdugo”.

Casi nada. En un universo fílmico en el que los ojos están acostumbrados a contemplar estrellas de rutilante perfección estética, me entusiasma la idea de presentar a don José Isbert con su voz genial y genial todo el resto de él. Ni Irving Thalberg se lo creería. Y va lo mismo hacia la película. El resto del repertorio ya veremos. De momento tengo que mejorar mi imitación de la voz de Isbert en inglés y del acento parleño de Ballesta que han supuesto que Lindsay se llevara la mano a la boca, con cara de asombro (o de espanto, quién sabe) de manera que no se le ha escuchado el ou aunque se intuía.

Todo ha quedado sellado con un pacto de intercambio: yo le llevo películas y ella dedica un día a explicarme “all about just, que no sobre Eve, que ya lo sé todo sobre ella. Es el “just” el que me tiene un poco mosca por su elasticidad.

7 pensamientos en “Movies

  1. toni

    me parece a mí que la señorita Linsday es una de esas personas a las que uno tiene el placer de conocer y las ganas de conocerla. ambos. el primero porque se pasa uno los años soñando con que conoce personas así, interesantes, sabias de lo que saben, hambrientas de todo, con ganas. y que se le pone cara y boca de ou cada vez que la oye hablar. y la segunda porque esa misma necesidad de más es aplicable a tí mismo y ampliable a las personas. cómo me gustan las crónicas de Linsday.

  2. Rachel

    Lo del just va a poder contigo eh? al final va a ser un poco como el pues. Yo creo que en vez de darle tantas vueltas simplemente hay que usarlo donde suena bien

  3. C.

    Ay, lo he leído de cabo a rabo con la sonrisa puesta, porque me veo a mí misma en tiempos -y a veces ahora que tengo oxidado el cerebro- intentando expresarme sobre cosas complejas y muy muy hispanas en lengua extranjera y ante un público extranjero con la horrorosa sensación de estar soltando un discurso incomprensible de forma y fondo, diciéndote por dentro “pero qué coño estás diciendo y qué leches estarán entendientdo” :)
    Bueno, y ya con el verdugo le vas a dar la puntilla a la mujer.

    Una pregunta: ¿sabe emplear Ballesta otro acento que no sea el parleño y otro registro de lengua? Es una cuestión que me intriga, y lo digo sin “acritú”, en serio… Tampoco he visto todas sus pelis, así que agradeceré información sobre este asunto: vamos, que si lo pueden poner a hacer de jefe de un bufete de abogados o así (ay, te estoy poniendo en bandeja la respuesta ;) pero es igual)

  4. emejota Autor

    Que recuerde, en “Cabeza de perro” (que es una película que no gustó nada hasta que han pasado unos años y de la que ahora se empieza a oir pues oye, estaba interesante esa película tan rara, hacía de niño bien), de Majadahonda lo menos, y creo que controlaba el acento. Pero vamos, que a la Forqué la pones de jueza y te habla con ese mismo tono de comedia de Colomo y tan ricamente. Ballesta estrena ahora una nueva que transcurre en el País Vasco entre caseríos y pelotaris, así que… (la película, por otra parte, me inspira cierto temor)

    Sí, el verdugo, aunque yo le llevaría “Atraco a las 3” de Forqué padre a ver qué tiene que decir entonces el “Atraco perfecto” de Kubrick. Que no es coña, que no.

    Rachel: really? pues vaya…

    toni: a mí me ha gustado lo de “crónicas de Lindsay”. Lindsay dice que aunque no es muy de musicales le chifla “El violinista en el tejado” pero no conoce “West Side Story”. El ou lo dije yo entonces. Hay Americanos en París y Americanos que no conocen West Side Story! Habrá que arreglarlo. Maggguía, Maggguía, Maggguíaaaa…..

Deja un comentario: