Sangre

Aquí, recuperando, sentadito con la ventana abierta, todos los papeles que había por el piano han volado por los suelos, mis originales por los suelos, gráfica metáfora. Es igual. Yo aquí, sentadito, el sentido del equilibrio algo oscilante, como si viajara en barco, un trocito de chocolate al lado y un poco de agua, que sed es lo que entra después de la extracción de casi medio litro de sangre. Qué cosa. Ver cómo se llevan en un bote de desechos hospitalarios la sangre de tu sangre, esa sangre que hasta las 9 de la mañana alimentaba mis células y ponía su glóbulo rojo en cada post, en cada melancolía, en cada sonrisa, etecé. Cierto es que lo hacía un poco apelotonada, con riesgo de producir un atasco, sangre con prisa, con la ansiedad de su dueño. No sé si tengo ansiedad porque me la pasa la sangre o viceversa.

Ahora no tengo ansiedad, tengo flojera; ya no tengo la tensión tan alta y por eso no siento esa presión en la cabeza; ahora tengo la tensión baja y por eso siento esta otra presión en las sienes. Ya pasará y se reequilibrará todo, supongo, porque la extracción ha sido un poco estrambótica. Se suponía que por un brazo sacaban 400cc mientras por el otro introducían suero para evitar que el cuerpo acusara el atraco, el asalto, pero ya había salido la última gota de sangre cuando la enfermera seguía mordiéndose la punta de la lengua que asomaba por la comisura derecha de sus labios dilucidando con el entrecejo arrugado si ponía suero o no y yo miraba al frente con la ceja alzada imaginando que ponía la misma cara que pone Carmen Maura cuando tuerce el morro.

-Es que, sabes, no sé si ponerte suero.
-¿Y eso?
-Es que como ya te han hecho esto otras veces pues no sé.
-¿Y?
-Pues que no sé, es que no sé.
-Pero en la petición del médico tienes pautado eso.
-Ya pero es que no sé, total…
-¿Total?
-Pues por ahorrarte un pinchacico.
-Ya…
-…
-Oye, no se supone que debería estar con los pies algo elevados?
-Ah bueno… Bah, es igual, como no te mareas.
-Tampoco las tengo todas conmigo.
-¿Y eso?
-¿Porque ha salido medio litro en dos minutos?
-Ha salido muy rápido, es verdad. Jo, Susana, a que le ha salido la sangre muy rápido??
-¿?
-Bueno pues igual te pongo un suerico , o qué?
-Como veas.
-Pues espera que voy a por uno.
-(gesto de Carmen Maura con el morro torcido)

Es extraño que mi yo hipocondríaco no haya venido hoy para pensar cosas como a ver si me a dar un shock de no sé qué y, al decirlo, hacer que realmente me mareara. He mirado por la ventana como si de esa forma lo llamara pero nada. Últimamente no viene y le sustituye un yo entre escéptico, paciente, impaciente y de mala leche todo al mismo tiempo. Una cosa rara. Igual es mala sangre, la mala sangre acumulada. Me preguntaba esta mañana si esa mala sangre se iría en el bote amarillo de desechos de hospital que la enfermera se llevaba y que dejaba ver, como en sombra, la masa espesa, produciendo una sensación extraña, entre vampírica y la matanza del cerdo. Algo así.

Ahora estoy aquí, recuperando. Las anteriores veces la recuperación ha sido lo que más han seguido los médicos porque las sangrías en sí nunca han dado problema pero alguna de las recuperaciones sí. Te empiezas a desinflar como un hinchable playero en día de regreso de vacaciones y que si se descompensa esto, que si el potasio, que si los electrolitos (aunque no siento calambres, es un misterio lo de los electrolitos) y que si lo de más allá… Total, que termino hecho un trapo tirado a lo largo del sofá con una sed inasaciable de aguas, limonadas, aquarius; aguas, limonadas, aquarius (en círculo).

Yo creo que esta vez va a ir bien a pesar de que ya estoy escribiendo con sed y tengo el vaso al lado. A ver si proponiéndomelo esta mente que ahora piensa más fluidamente puede con lo demás, con el cuerpo.

3 pensamientos en “Sangre

  1. David

    Ahora a reposar (un poco más), si necesitas una cocacola zero o un vaso de agua, acuarius o limonada nos avisas, que te lo traemos con mucho gusto ^^

    Abrazos

  2. toni

    a mí lo que más me gusta cuando estoy así de flojeras es un trinaranjus y un dónut de esos con el azúcar que se rompe cuando lo muerdes, como decía belén en un comentario anterior. cómo me gustan esos dónuts. pero agua y chocolate también está bien. ánimos y azúcar.

Deja un comentario: