Holograma

Entre la teoría de ese niño que sostiene que somos parte de un libro que leen unos sapos verdes gigantes y la ese físico cuántico que apunta a la posibilidad de que la experiencia que tenemos del mundo no sea más que la proyección holográfica de procesos físicos que están teniendo lugar en otro sitio no hay mucha diferencia. Entre medio está la novena de Beethoven, la Revolución Francesa, la muerte por congelación de un cervatillo herido en un monte de 1322, Valerio Lazarov, la fotosíntesis, la digestión del desayuno que tomó John D. Salinger el 12 de Febrero de 1969, un grupo de amebas nadando en una charca prehistórica, el cáncer, el canto de los delfines, una estampita de la Virgen del Pilar, el misterio de las risas y el último capítulo de Falcon Crest. Y todo eso es la cabeza del alfiler de una biografía densa que quizá sea solo el reflejo irisado que un rayo oblicuo de sol proyecta en la pared del salón al atardecer.

Mientras tecleo estas letras, la sonda Voyager II atraviesa las gélidas oscuridades del universo a la increíble velocidad de 15 kilómetros por segundo lo que quiere decir que si nos paramos a contar, uno, dos, tres, ya habrá hecho más de 50 y antes de que termine el minuto habrá recorrido 900, y 54000 cuando el minuto alcance a la hora y así y todo, por mucho que pasemos las hojas del calendario, apenas será un pixel en una pantalla negra que cada vez se nos presenta más incierta en toda su dimensión y dimensiones porque ahora el debate ya no es tanto qué hay más allá sino qué es realmente lo de acá, si sabemos qué es lo que vemos y si es así realmente. Un lío fascinante.

Quizá todo lo que el telescopio Hubble otea desde su puesto de vigía galáctico no sea más que una burbuja de aire en el extremo de una figurita de cristal colocada sobre una repisa en el hogar de alguien que está ensimismado leyendo el penúltimo capítulo de Oliver Twist, publicado hoy mismo en un periódico londinense de crujiente papel y olorosa tinta. No hay gran diferencia entre saber qué hay en el límite del cosmos que en el filo de la conciencia del vecino del quinto. La incertidumbre siempre es infinita aunque despejada la equis puede que el resultado quepa en un marco trazado con boli azul.

Andan confundidos los científicos porque el detector de ondas gravitacionales GEO600 no ha sido capaz de detectar ninguna de esas ondas en siete años de intensa búsqueda y, sin embargo, lo único que ha traído a los monitores es una señal lejana del límite del espacio-tiempo según la cual el tejido del que está hecho el universo parece disolverse en una estructura granulada, como los bordes de una fotografía antigua. Piensan los científicos que el fracaso de GEO600 puede convertirse en uno de los hallazgos más importantes de la física lo que demuestra que el mundo, sea lo que sea eso, empieza por ser una serie de paradojas y luego a saber qué más hasta que se disuelve. Mientras tanto, tal vez en el mismo instante que alguien muere en la cama de una UVI hay quien mira el periódico entre bostezos a ver qué ponen esta noche en la tele sin que el horizonte acuse el paso de las cosas, que es el misterio más profundo de todos.

8 pensamientos en “Holograma

  1. stupendous-man

    La física, está en un momento apasionante. Hay un montón de ideas absurdas y magníficas, y muchísimas piezas que siempre parecen a punto de encajar. Pero cada día surgen sorpresas que aunque hacen aumentar las ilusiones de completar el puzzle también abren nuevos enigmas.

    Numerosos experimentos aportan nuevos datos. Entre ellos un aparato descomunal (el Gran Colisionador de Hadrones del CERN), que en cuanto lo arreglen (al ponerlo en marcha la cosa no fuen bien del todo), nos dirá cosas nuevas (con el único inconveniente de que algunos piensan que podría destruir la Tierra, o quizás parte del universo, en cosa de minutos: agoreros).

    El principio Holográfico postula que este universo tridimensional “emerge” de una “realidad” subyacente que es bidimensional. Yo particularmente, sin ánimo de molestar, creo que el espacio-tiempo emerge de una “realidad” adimensional (mas bien lógica). En fin, según parece nos encontramos con una idea “emergente”; muchos piensan ahora que el espacio y tiempo “emergen” en el límite entre la relatividad (general) y la teoría cuántica. Pero lo cierto es que el principio holográfico se entiende mejor pensando en las fotos antíguas (de ser cierto es efectivamente algo así nuestro universo; una ampliación un tanto imprecisa).

    En fin, qué raro es todo. Para darse cuenta basta leer las noticias y algún libro de física.

    Pero para hacerse realmente una idea nada como la Idea del Norte o Juanjosé Millás.

  2. toni

    (o incluso Jean-Pierre Jeunet)
    el tres de septiembre de mil novecientos setenta y tres, a las seis y veintiocho y treinta y dos segundos post meridian, una mosca de la familia bluebottle, capaz de batir las alas catorce mil seiscientas setenta veces por minuto aterriza en la calle saint Vincent, del barrio de Montmartre. en el mismo momento, en una terraza de un restaurante cercano, el viento se cuela por debajo del mantel de una mesa y, mágicamente, hace bailar dos copas en una danza que nadie ve. mientras tanto, en el quinto piso del número 28 de la avenida Trudaine, de París, tras volver del su entierro del mejor amigo, Eugène Colère borra su nombre, su número de teléfono y su dirección de su agenda. en el mismo momento, un espermatozoide con un cromosoma de x, perteneciendo a Raphaël Poulain, consigue atravesar la pared de un óvulo de su mujer Amandine. nueve meses después, nace Amélie Poulain.

  3. C.

    Toda persona con un mínimo de curiosidad se pregunta alguna vez -o varias- por la naturaleza de la existencia, del mundo, del tiempo y del espacio. Pero cada uno lo hace a la medida de sus posibilidades, de su conocimiento y de su propia cosmovisión, por muy precaria que esta sea. Y como la mía es bastante precaria, tiendo más al libro de los sapos verdes o a la esfera de nieve que alguien mueve o simplemente a la “película” que alguien mira. Lo de las proyecciones holográficas lo atisbo por lo que tiene de metafórico, pero hasta ahí.
    El Gran Colisionador de Hadrones mola; suena a sáiens ficsion total, como a arma definitiva de la estrella de la muerte o así.
    Hay que ver cuánta gente lista hay por el mundo. Yo es que no llego a más :)
    Abrazos

  4. emejota Autor

    Stupendous, una vez más (y van…) me dejas unidimensional y con la boca abierta. Mi admiración.

    No creas, C. hay quien no tiene curiosidad ni por eso. En todo caso preguntan si han hecho la peli o si hay un resumen en internet y ya está. Y eso si lo piden en el instituto! El Gran Colisionador de Hadrones suena a monstruo de película japonesa de ciencia ficción.

    toni: ahora que no nos lee nadie, cuéntame el secreto de esas citas cinéfilas y dime que no las tienes todas en la memoria porque si me dices que sí me va a pasar como con stupendous, que me quedaré unidimensional, esto es, como cuando al coyote de los dibujos del correcaminos le caía encima un yunque de 500 toneladas y lo convertía en coyote plano.

    Abrazos

  5. Rachel

    (vecino: eso mismo le pregunté yo hace poco y la respuesta …….bueno, mejor que te la cuente él)

    (o no, porque así sigue manteniendo el misterio) :P

  6. C.

    Mira qué acabo de leer sobre la metáfora “el mundo es un libro” en una Antropología de la escritura:
    “Si se tomara el lenguaje cotidiano como testimonio de una especie vulgar de visión del mundo, deberíamos pensar que para nosotros todo cuanto ocurre está registrado por escrito; lo que todavía debe suceder está en el libro del destino («estaba escrito que me despedirían», y lo que ha ocurrido pasa al libro de la memoria (que por lo tanto se puede hojear); y de las culpas se lleva un diligente registro del que está encargado alguien, tal vez un ángel, tal vez el mismo Dios” .
    Nada: lo que te decía; para la cosmovisión de un niño de seis años, el libro de los sapos verdes ;P

    (resulta que lo que queman es la página que leen cada noche, o sea que lo que han perdido es el registro, pero ahí les queda enterito todo el porvenir; no hemos terminado aún con este asunto: parece que está reelaborándose)

  7. toni

    el elimento del disco duro se fragua más allá de las puertas de la cocina. y para atravesar esas puertas hay que llevar gorro de cocinero. si tenéis uno, podéis entrar.

Deja un comentario: