Archivo por días: 8 enero, 2009

Marca

Marcamos este día con una señal negra, oscura, un día en eclipse, una noche de día; y escuece, y amarga, y rasga algo por dentro y no encuentra palabras ni consuelo por fuera; y el peso insoportable, y la impotencia indecible; y una llave polvorienta en una caja para abrir o para cerrar, que ya no recuerdo para qué sirve; y en este blog pongo lo que me sale de los cojones porque no sólo es mío: es que soy yo mismo este blog, a ver si queda claro, me digo en cada palabra, en cada letra, vivo aquí, y si algo me duele, se duele el post y si tienen que temblar las palabras es porque tiemblo yo entero de frío o de rabia o de pena o de mala hostia. A veces pienso que emejota murió hace unos meses. Murió de golpe, por la misma razón por la que vino: para escapar del miedo y del asco, para encontrar el calor y el humor, y decirte aquí estoy y buenos días y encantado de conocerte y te quiero, lo que sea para cada cual y para mí mismo. Si emejota se fue al menos el otro que vuelva. Vuelve, me digo. Vuelve.

Cada día que pasa me siento más próximo a como debió sentirse mi padre. Cada día soy más él. Lo sé, lo siento, incluso creo recordar cómo sonaba su voz, que fue lo primero que olvidé.