Copias

Canto Abierto 2008Durante este puente festivo se está celebrando en Hondarribia (Guipuzcoa) la quinta edición del Seminario de Música Coral “Canto Abierto”. 115 personas se han matriculado para participar en los diversos talleres que imparten Jordi Casas, Javier Busto y Basilio Astúlez. Me enteré casualmente de que una de las obras que forman parte del repertorio de uno de los talleres es mía y me alegré, claro. Porque si estas personas (directores, cantantes) se han tomado la molestia de ocupar sus días de fiesta en desplazarse hasta allí y trabajar estas obras entra en lo posible que luego, de vuelta a casa, las monten con sus respectivos conjuntos. Y eso supone para los autores una más que interesante oportunidad de difundir su trabajo.

Pero al mismo tiempo me pregunto, ingenuamente, cuántas de estas personas, director o directora de una agrupación, llegarán a su casa decididos a preparar la obra con su coral y pedirán a la editorial un número de ejemplares igual al número de cantantes. Pues ninguno, probablemente. Fotocopiará el suyo y a cantar. Y eso ya no está tan bien, porque si estuviéramos hablando de un pastón podría entenderse, pero se trata de precios que oscilan entre uno y dos euros. A los compositores nos interesa que nuestras obras se difundan, por supuesto, pero al igual que el carpintero, el informático, el funcionario y el alicatador de baños, aspiramos a una normal retribución de nuestro trabajo, no más ni menos que eso. Hay quien piensa que cuando una editorial se interesa por una obra paga a su autor una cantidad y no es así. A John Williams sí, pero eso son excepciones excepcionales. Lo normal es que los autores cobremos un porcentaje por ejemplar vendido. Y el trocito de un euro, que es lo que nos corresponde por ejemplar, no da para muchas alegrías precisamente aunque, si hay suerte y las obras gustan, a los cantantes y a los oyentes sí (alegrías). Por eso hay que estar contento, y lo estoy. Pero.

2 pensamientos en “Copias

  1. Iona

    Precisamente ayer, mientras tú hablabas de esos chicos que participaban en unos talleres de música en Hondarribia, estaba yo llamando a los bomberos para que vinieran a sofocar un fuego que salía de un contenedor debajo de mi casa y que había sido provocado por otros chicos que, para pasar el rato, habían decidido arrojar unas bengalas al contenedor de basura.
    Sobra decir que me parece una injusticia que profesiones como la tuya estén tan mal retribuídas. Y así nos va, claro.

  2. toni

    los peros, igual que los yaques hunden el presupuesto (yaquestamos con la cocina, podríamos arreglar el baño), son los que hunden las alegrías. dicen que en todas partes cuecen habas, incluso en algunas garbanzos y lentejas, pero no podemos dejar que sean esos peros los que nos quiten las ganas de sonreir un poco porque nos han elegido a nosotros. o a nuestro trabajo. aunque paguen mal. o poco. a alguien le ha gustado, y eso, a los que usamos la creatividad para ganarnos la vida, es un alimento más allá de un simple filete con patatas.

Deja un comentario: