Archivo por días: 9 noviembre, 2008

Llamada

Ocurre que recibes una llamada a media tarde de un domingo y de pronto se apaga la luz de todas las cosas de este domingo y del lunes que vendrá y puntos suspensivos. Y empiezan a sucederse una serie de emociones que desfilan en orden como los capítulos de una novela. Se hace el silencio y te sientas y respiras, eso en primer lugar, porque te das cuenta de que te has empequeñecido de repente y eso no puede ser, no te lo puedes permitir. Lo segundo viene en forma de emoción intensa, cuando de manera espontánea te pones a buscar en el teléfono la primera voz que te viene a la cabeza y ha sido la de ella, y cobras conciencia verdaderamente de la fortuna que tienes de tenerla aquí, en el blog, y aquí, al lado, todos los días, al otro lado de la ventana. Lo que viene después es el resto de un frío intenso por dentro y un calor en las mejillas, luces y sombras de este domingo. Pero ante todo queda la tranquilidad, aunque el alma se quede encogida; que cuando vuelva a su ser el alma encuentre el colchón de la tranquilidad. No hay ganas de más, dejemos al cuerpo que recobre el aliento por sí mismo. Y después las cosas serán igual y distintas. Suena Bach y caen las lágrimas sobre estas teclas, tantas veces pulsadas.