Archivo por días: 6 noviembre, 2008

Ya

Ya. Esta mañana, a primera hora, he tenido la oportunidad de vivir por primera vez una experiencia nueva con este blog: he podido tocarlo. Ha llamado el mensajero y traído el ejemplar de prueba de la edición en papel de “La Idea del Norte” y, al desembalarlo, he podido al fin sostenerlo entre las manos, sentir el peso de sus páginas, acariciar con los dedos la letra impresa. Y ha sido algo emocionante.

Es distinto leer un post en la pantalla del ordenador a leerlo impreso en tinta. No es cuestión de mejor o peor; simplemente es distinto. ¿Se hace raro? No, resulta curioso. Sobre todo cuando en lugar de conjugar la lectura de los textos en presente lo haces en pasado y en un orden nuevo, el orden resultante de las ausencias que confiere otra unidad al conjunto.

Entre la llegada del mensajero y el comienzo de la clase que tenía que impartir he tenido algo de tiempo para echar un primer vistazo rápido, cruzar el prólogo (que en este libro y por razones obvias se llama “preludio” y que es el único texto que me resulta nuevo porque no lo he escrito yo) y rememorar la visita al planeta del hombre de negocios, y dirigir el Andante cantabile desde el pasillo, y reencontrarme con Olga, y vislumbrar aquel post desdibujado en la niebla, y aquel otro donde se escuchaba la pavana de Ravel al atardecer (la de la infanta dormida, no la de la infanta difunta). Y tantos otros. Los que caben en 176 páginas en tipografía Garamond de cuerpo 11. El texto respira bien, con sus espacios en blanco entre uno y otro. La selección abarca desde mediados de 2005, fecha de inicio del blog hasta el 31 de diciembre de 2007. Ahora queda aprobar la prueba y probar.

En papel y tinta, este blog huele muy bien.