Ausencia

Hoy es el cumpleaños de mi sobrino Carlos pero para cuando salga del cole yo estaré de camino a Pamplona. Hay un momento en el que tienes que elegir entre el médico y el cumpleaños de mi sobrino. La frase suena fatal pero a mí me suena hasta optimista y todo: llegará un día en que pueda prescindir del médico pero de Carlos, jamás. Más de ausencias (que no “mal de ausencias”) y si es que se puede hablar de ausencias, quizá mejor llamarlo “intermitencias”: la mía de este blog. Pero es una intermitencia aparente; en realidad, estoy más que nunca recorriendo los archivos por algo que me traigo entre manos. El qué. Enseguida, enseguida.

5 pensamientos en “Ausencia

  1. toni

    me gustan las intermitencias, que no ausencias. aunque las ausencias bien entendidas pueden llevarte al cumpleaños de Carlos o a una ducha en plena calle o incluso a más cosas, que nunca serán intermitencias. qué gran dilema, mon amíe, qué gran dilema.

    (a mí ni me vendas nada que nací periodista y al final seguro que lo publico en algún sitio)

  2. C.

    Qué saráaaa, saráaaaa…

    (toni, en voz baja y esperando que no quede muy repollo: si va para emejota es “mon ami” -discúlpame, porfa, peggó no puedó guesistigló; por lo visto yo nací profe ;) )

    Feliz cumpleaños a Carlos.

  3. emejota Autor

    Ahí, ahí, Paralelo, tú lo has dicho (gracias)

    C: si eres profe hazme de correctora porque últimamente dudo de cuándo el por qué y el porqué y si en medio o enmedio y si…

    toni: el dilema lo solucionamos mañana haciendo una fiesta de no-cumpleaños (que son mejores, como pueden atestiguar el sombrerero y la liebre y el lirón)

    Vecina: no te hagas la lista! :P

Deja un comentario: