Sábado

Fin de semana tranquilo. Hace frío y eso invita a recogerse un poco lo que no viene mal después de esta semana un poco movida. Recogerse no quiere decir encerrarse; de hecho, admite un paseo de los largos, de los que antes formaban parte de los quehaceres diarios hasta que llegó el calor y nos hizo añorar este septiembre que, poco a poco, se va tiñendo de otoño. Es una gozada volver a recuperar la sudadera y meterse las manos en los bolsillos y echar a andar (la música del iPod en los oídos). Por lo demás, tranquilidad hogareña. Leer (hay una pila de libros esperando), ver alguna película, merendar un trozo de ese ex-qui-si-to bizcocho que el otro día hizo la madre de Sergio, echar un ojo al cuaderno de anotaciones musicales, que hay dos anotaciones llamando la atención pero sin meter prisa. Cualquier actividad que requiera la compañía de mí mismo porque a veces a uno le apetece estar consigo mismo, sobre todo cuando se siente tranquilo. Incluso no hacer nada sintiendo cómo pasan los minutos sería algo provechoso estando tranquilo. También echaba de menos estar tranquilo.

4 pensamientos en “Sábado

  1. Iona

    Tranquilidad. Cómo me gustan las letras de esa palabra, y su color…¿o no tienen color las palabras?
    Bueno, mejor, me sigo recogiendo, a ver hasta donde llego…

  2. emejota Autor

    Las palabras tienen color y sabor, Iona. Pero “tranquilidad” es una palabra esencialmente frágil.

    Tú lo sabes bien, Paralelo. Aunque me pregunto si a Septiembre le gustaré yo lo mismo.

  3. toni

    septiembre es uno de los mejores meses del año. de hecho, hay quien dice que el año se mide por cursos y no por eneros. aquí también, por fin, ha bajado un par de grados. aunque no muchos, sí un par. eso sí, no ha caído ni una maldita gota de agua. pero todo se andará. con las manos en los bolsillos, claro.

Deja un comentario: