Olimpiadas

Los principios fundamentales de la Carta Olímpica, en su punto tercero, dicen que: “el objetivo del Olimpismo es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del hombre, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana“. O la Carta Olímpica ha caducado, o no existe traducción al chino, o los chinos se hacen los suecos, que todo es posible en esta era de globalizaciones y mestizajes. Y de hipocresías. Y de mucha cáscara y dura (la cáscara y la jeta) para no poder encontrar la nuez, si es que la hay y no está hueca. Estas Olimpiadas que hoy empiezan tienen de espíritu olímpico lo que yo de karateka. Lo harán de una manera abrumadoramente espectacular, de eso no cabe duda, de manera proporcional a toda la podredumbre que ocultan bajo la alfombra. A mí estos Juegos Olímpicos me asquean. Y me parece el colmo la lectura epidérmica e interesada que los países participantes hacen de la Carta Olímpica con tal de ir a lo suyo y no ver, no oir. Oídos que no quieren ver, corazón con medalla de carbón (por no decir otra cosa menos fina)

3 pensamientos en “Olimpiadas

  1. josep

    Hola!

    … estos Juegos Olímpicos me tienen hecho un lío … que lo de ser diplomático yo pensava que era hacer un gesto de aproximación, no sacar provecho y de paso lavar algunos trapos sucios… pero están tan sucios, que no creo que los laven por mucha olimpiada que hagan …

    (qué bién que la Idea del Norte este de “guardia” en agosto!!!)

    :-)

  2. Iona

    está muy bien tu post, pero echo de menos una palabra, es mi palabra favorita de este verano, y como no quiero ser yo quien la diga otra vez y por respeto a tu blog, casi que la digo en inglés, SHIT.

  3. toni

    los juegos deberían estar prohibidos en los países que hacen lo que hace China con algunas cosas. aunque la lista sería más larga de lo que todos pensamos.
    eso, eso: shit.

Deja un comentario: