Retorno

Abandonar la burbuja, el paréntesis, llámale como quieras, en el que nos hemos metido estos días me ha producido una sensación muy parecida a la melancolía o a la tristeza, como si con el telón de fondo de la línea del horizonte dejaras una de esas historias de amor de verano que sabes que con el otoño se diluirán, inevitablemente, en la espuma de otras olas. Pero aquí (allí) no ha habido historias amorosas y sí una melancolía o una tristeza por tener que volver. Quizá ocurra que el corazón a veces se nos queda prendado (prendido) de ciertos lugares y necesita su tiempo para meter todo en la maleta y retornar a la vida diaria. Yo creo que he encontrado un color que aquí no veo. Va a ser eso.

4 pensamientos en “Retorno

  1. Iona

    no sé si te sirve de consuelo saber que nosotros también hemos vuelto de un corto viaje, y te entiendo perfectamente, eso de volver a la rutina después de un paréntesis como el tuyo tiene lo suyo…., pero es que yo además me pregunto, y esto me pasa cada vez que vuelvo de un viaje de este tipo, por qué demonios no soy capaz de sentir (ni cuando estoy allí, ni mucho menos cuando, ya de vuelta, vislumbro en el horizonte lo que se supone debería ser mi hogar) nada parecido a eso que cantaban Simon & Garfunkel cuando estaban lejos de su casa, en Inglaterra creo, y echaban de menos algo (su gente, sus rincones favoritos, quizá sus pubs, librerías o restaurantes…..y quizá también sus colores…)

    Homeward bound,
    I wish I was,
    Homeward bound,
    Home where my thought’s escaping,
    Home where my music’s playing,
    Home where my love lies waiting
    Silently for me.

  2. emejota Autor

    Yo me limito a sentirlos a ellos (a Simon & Garfunkel), sobre todo cuando cantan Bookends y cuando cierro los ojos al escuchar las campanillas de Scarborough Fair pero me intriga la progresiva anestesia que nos va adormeciendo la cosa esta del sentir. Porque es generalizada y pocos se dan cuenta y son menos aún quienes se preocupan por ello.

    Un abrazo y bienvenidos.

  3. toni

    lo mejor es tener tu hogar en el lugar en el que pasas las vacaciones. pero eso sólo lo pueden hacer los narcotraficantes multimillonarios. y creo que casi mejor tener un poco de melancolía y dejar que el corazón se desprenda, para así volverse a prender cada vez.

Deja un comentario: