Directo

George GershwinCuando George Gershwin reinaba en Broadway prendiéndola cada noche con sus memorables canciones decidió embarcar con rumbo a París para tomar las clases de composición que nunca había tomado. Llegó allí con la intención de entrevistarse con Maurice Ravel quien después de escuchar atentamente su petición le preguntó: ¿para qué quiere ser un Ravel de segunda siendo un Gershwin de primera?. Contrariado por la negativa del maestro, llamó a la puerta de Igor Stravinsky. Este le escuchó igual de atento e igualmente después le hizo una pregunta: ¿cuánto ganó usted el año pasado, joven?. Un poco incómodo, Gershwin contestó que unos 200.000 dólares. Stravinsky sentenció: “pues entonces el que debería tomar clases de usted soy yo”. Y cerró la puerta. Ambas historias son verídicas pero intercambiables, es decir, que según quién y a qué hora es Ravel el que dijo lo segundo y Stravinsky el que dijo lo primero y viceversa. Da lo mismo. Gershwin no se vino de Europa con las manos en los bolsillos porque los traía ocupados con la partitura de “Un americano en París” que luego, en casa, desplegó en el mismo atril donde descansaba, desde hace tiempo, “Rhapsody in Blue”. Pronto, de esa cabeza donde manaban las melodías más hermosas salió un cáncer, como una tecla negra o una disonancia inesperada a mitad de compás, y la función se terminó. Pero quedaron para la posteridad asombros necesitados de un bajo de susurros y risas, de humo de cigarrillos y bebidas sobre las mesas como ritual imprescindible para conjurar el milagro de las voces, como la de Sarah Vaughan haciendo suya, a su manera, “Embraceable you”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

4 pensamientos en “Directo

  1. David

    mmmm! Gershwin… me encanta ese estilo. Fué uno de los impulsores del Jazz no? aunque en su mayor parte sea improvisado (no?).

    “Un americano en París” la ví hace unos años en la Sala Mozart del auditorio de Zaragoza y me gustó mucho y bueno, la Rhapsodia in Blue… guardo un buen recuerdo de ella, fué Victor Bruna el que me la puso por primera vez y me encantó. Lo primero que escuche de Gershwin fueron los Preludios (que no estudios, :P) per Pianoforte, de la mano del Insigne y ese mismo verano me puse (chapurreando, cómo no!) con uno de ellos. Parecían dibujos animados!

  2. toni

    cuánta razón tienes, David, Gershwin parecen dibujos animados. pero esa era una de sus grandezas, servir para animar (brillante la Rhapsody in Blue de Fantasía 2000, aunque no se puede decir lo mismo del resto de la película), que para presentar una ciudad como Manhatan, que sí que es una ciudad ella sola. además, por lo que cuentas, emejota, era todo un personaje. lo de que era un perfecto maestro ya lo sabíamos, porque ya nos habíamos emocionado con él y su Americano en París en la pantalla del cine Monumental de Sineu (el del abuelo), y nos había emocionado con el vinilo de Porgy & Bess y su paralelismo perfecto entre Louis & Ella. Gershwin, un funambulista de las teclas y de las melodías. y eso que el día que enseñaban a componer él no fue a clase. eso se llama ser un maestro.

  3. emejota Autor

    anda que no he diseccionado veces ese segmento de “Fantasía 2000”, toni. Parece no tener fondo, capas y capas de ingenio que pasan vertiginosamente, como ese vagón de metro que cruza la pantalla de un lado a otro, y que te obliga a verlo una y otra vez…

    El jazz ya estaba impulsado antes, David. Viene de un mundo distinto. Gershwin aportó un toque personal en él y lo fusionó genialmente con elementos clásicos.

  4. C.

    Yo tengo asociada la Rhapsody in blue al gimnasio del colegio. Teníamos que preparar un ejercicio individual con cinta allá por los primeros ochenta y la gente de clase andaba ensayando con sus maiquelyácsons y sus tesnopops, y servidora y su mejor amiga, que un puntillo de bichos raros teníamos, para qué negarlo, andábamos con un vals de Chopin y esta pieza de de Gershwin, respectivamente. Los arabescos de la cinta le quedaron muy chulos con el clarinete…

    Que viva Gershwin. Y que vivan las Vaughan, las Fitzgerald y las Holidays de este mundo (qué tías).

Deja un comentario: