jump to navigation

Album 6 julio, 2008

Escrito por emejota en : Asuntos propios, Kantika, Música

Va una selección de fotos del día de ayer en Leioa, todas con su pie correspondiente. Fuera del Conservatorio hacía un día invernal, increíble mirar el termómetro y echar a correr con lo que caía y pensar que estamos en Julio. Pero el calor estaba dentro, en el “pase” para padres y amigos del repertorio que este martes los lleva al norte de Italia, frontera con Eslovenia, vía Madrid y Venecia. Se estrenó “Plegaria” y creo que con buena suerte. A mí se me nota cansado, pero por dentro estaba muy contento. Vamos con las fotos:

Kantika Korala Julio 2008 Alba Vidal

Alba. Alba es un encanto. Además, fue ella la que con su comentario de madrugada del otro día en este blog me decidió finalmente a ir a Leioa, cuando la cosa estaba de que no. Pero leí lo suyo y me dije: pero cómo decirle que no a esta criatura! Y no me arrepiento, claro. Luego saldrá Alba otra vez en este álbum.

Kantika Korala Julio 2008 Ander Celaya Mariano Jiménez

Ander. Si hay un alma en Kantika, Ander pone su parte, desde luego. Aunque ya no está en el grupo y ayer vio el concierto desde el otro lado sigue siendo (para mí lo sigue siendo) una figura emblemática. Ahora está en Lumega y ayer me reclamaba una obra para ellos. Cómo decir que no! (ahora el que tendrá que decir que sí es el jefe, claro)

Kantika Korala Julio 2008 Mónica Sánchez

Mónica. Lo confieso: tengo un especial aprecio a Mónica. La conocí cuando en mitad de una obra tenía que dar un grito que no veas. Cuando estuvieron por aquí me dijo que si quería me lo repetía para mí solo. Dije que sí, sí. Y ella gritó para mí. Cómo olvidarlo! Es una pedazo de actriz, lo que se llama un “animal de escenario” y cuando tiene que representar su papel de hechicera en “Laminak”, se sale. Cuando las personas aplaudimos, lo hacemos con las manos a la altura del pecho; cuando aplaudo a Mónica, lo hago con las manos por encima de la cabeza, que es un aplauso con mayúsculas, de esos que te salen de dentro.

Kantika Korala Julio 2008

Esto es lo que se dice un posado en profundidad, de las tres chicas que están a mi lado a Garazi que asoma la cabeza por allí e incluso Ander, que como es alto, repite foto. Que pidas a la gente si puedes sacarte una foto con ellas y lo hagan sin pensárselo dos veces con tanto cariño es precioso.

Kantika Korala Julio 2008 Jon Cabrejas

Jon. A Jon le tengo mucha simpatía desde que era un chavalín y aquí, en Tudela, se nos metió a todo el público en el bolsillo con su desparpajo. Después de tanto tiempo, sigue sonriendo y riendo todo el rato en el escenario, sobre todo con Itxaso y Alba, de tal manera que inevitablemente los que estamos en las butacas tenemos que dirigir la vista hacia esa zona del coro, un poco a la derecha, que es el sitio que ocupa este “tresillo” que tan buen rollo transmite. Y si no me crees lo bien que se lo pasan, mira:

Kantika Korala Julio 2008

Y ahora atención, que viene el jefe:

Kantika Korala Julio 2008 Basilio Astulez y Mariano Jimenez

Basilio. Es un verdadero escultor del sonido, algo yo que no había visto nunca antes. Su manera de disponer las voces en el espacio, con continuos cambios, agrupaciones y reagrupaciones según la obra, sigue un instinto infalible.  También admiro su capacidad merlinesca (de Merlín, el Mago) para enganchar a sus cantantes que, con él, van todos a una (como “Fuenteovejuna”)

Comentarios»

1. Crishu - 6 julio, 2008

Gracias por este reportaje, emejota. Jon está enorme, no?

Habrá también algún tipo de reportaje sonoro?

Abrazo/beso desde cerquita de Leioa, esta vez.

2. emejota - 6 julio, 2008

De nada, crishu.

Sí, Jon ha crecido mucho. Es que el tiempo pasa…

No creo que haya reportaje sonoro porque con nuestra cámara ¡de fotos! sólo pudimos grabar “Plegaria”. Y poner eso sería por mi parte un narcisismo intolerable! ;)

Beso/abrazo

3. Anónimo - 6 julio, 2008

No tengo mas palabras que GRACIAS.
Mónica

4. Rachel - 7 julio, 2008

Cömo me alegro de la excursión, del cansancio recompensado y del momento vivido.

Enhorabuena a todos/as

5. toni - 7 julio, 2008

cuánto sentimiento en este reportaje para desmenuzar a los habitantes de Kantika. ahora ya son un poco más cercanos. y todavía tenemos más ganas de escucharlos, si cabe.
enhorabuena a todos, todooos. y a todas, por supuesto.

6. Diego Fernández - 7 julio, 2008

Enhorabuena y un abrazo,
Diego

7. aitor - 7 julio, 2008

bonitas koro bonitas fotos

8. emejota - 7 julio, 2008

No hay de qué, Mónica :)

Aitor: me alegra tu visita. Eres otro de los “clásicos”. No tuve oportunidad de saludarte pero habrá otra ocasión, seguro.

Exacto, toni: sentimiento, esa es la palabra. Tal cual me sale de dentro. Gracias.

Raquel, Diego, gracias también.

Un abrazo a todos.

9. C. - 8 julio, 2008

Bueno, bueno… Hubo viaje… Eso está muy bien.

Felicidades a todos :)

10. Lili - 24 noviembre, 2009

Me disculparás imagino, mi afán indagador y quisquilloso, inherente, ya se sabe, a cualquier musicólogo que se precie. En mi búsqueda de motivos injustificables, meñiques o pulgares, y unicornios de color rosa, aproveché la oportunidad que tu blog brinda, para fisgonear inquietudes motívicas variopintas, y me encuentro con esto.
Y me vienen de repente a la cabeza esas cosas que se llaman casualidades, o quizá causalidades en este caso que me ocupa: ese suelo que pisas, pertenece al escenario, ya remotísimo, de mi primer solfeo. Tan remoto que cuando supe que el do sonaba a do, aún no estaba construído ese edificio, sino que pintábamos pentagramas en el aula de cultura , al lado del ayuntamiento….cuando ese conservatorio fue construído, yo estaba a tres años de terminar el grado medio, y me ha resultado casi una vuelta atrás en el tiempo, ver esas gradas donde los sábados por la mañana coreábamos en conjunto coral, con voz adormecida de preadolescente que disfrutó del viernes, el dona nobis pacem. Ver esos cuadraditos bicolores del miniauditorio donde tantos exámenes hice y donde tanto discutí, ya de adolescente, con mis profesores…..los hay que aún se siguen acordándo de mi. Seguí con la música y sus malas artes en otras plazas más amplias. No terminé piano allí, ni armonía, ni nada más. Allí no gustaban mis justificaciones, por lo que busqué y encontré gente que me hizo pensar más allá de cinco notas y un meñique (no te ofendas…). Ese lugar , a pesar de todo, es en realidad el germen de las disquisiciones que desde ayer te hago conocer a modo de coment en tu blog. Casualidad o causalidad (?). Un saludo y disculpa la chapa.