Vacaciones

Corazones en Atlántida

“Cuando eres joven, tienes muchos momentos de felicidad, crees estar viviendo en un lugar mágico, como debió ser la Atlántida. Luego crecemos y nuestros corazones se parten en dos”

“Corazones en Atlántida” (2001)

Cuando eres pequeño, los veranos son un espacio de tiempo infinito y maravilloso, libre de preocupaciones. En el cole deben estar dando ya las vacaciones. El blog no se va de vacaciones. Hay que tratar, por ejemplo, el asunto de los corazones que se parten en dos, que queda muy bien explicado en la novela “La cura Schopenhauer”, del psiquiatra Irvin D. Yalom. Lo explica tan bien que me tocó el corazón (sin romperlo) y me quedé ahí, pensativo, y no seguí, aunque lo haré. No seguí en parte por darle vueltas y en parte porque la inspiración, o algo parecido, me sigue haciendo trabajar. Lo dicho, ¿aquí vacaciones? Aquí desde luego no.

3 pensamientos en “Vacaciones

  1. toni

    los niños nunca deberían ir a la cama, cuando despiertan son un día más mayores. Johnny Deep, descubriendo Nunca Jamás.

    me gusta que dejes títulos de libros en los posts. porque descubro escritores que, de otra forma, no hubiera descubierto. y me paro en las líneas, pero luego sigo. como Pi, como Golondrina, como Kafka. muchas gracias.
    lo de las vacaciones, por otra parte, tiene un previo maravilloso: el horario de verano. esa jornada laboral que te permite dejarte dormir en el sofá con una peli en blanco y negro en la tele, y perderte en esas páginas. porque las vacaciones son para otra cosa.

  2. C.

    Tomo nota, pero es que ando algo frágil… :)

    (el verano de ahora no es como el de antes: para mucho niños está lleno de campamentos urbanos, batuka en la piscina, cursillos de inglés…)

Deja un comentario: