Dictamen

El médico se ha restregado los ojos con la base de las palmas de las manos y ha dicho: no sé si debería decir ésto pero… Y a mi se me ha levantado una ceja. Y luego ha seguido: …pero yo no soy partidario de los biológicos (aclaración: por “biológicos” los médicos entienden los anti-TNF o Factor Necrosis Tumoral, esta nueva generación de medicamentos galácticos hechos a base de proteínas humanas o de hamster o de vete a saber) …y me dan mucho miedo porque, mira, salieron precipitadamente al mercado, está claro que funcionan, eso es evidente, pero no está claro lo que están haciendo como efectos adversos, que están saliendo todos los días y lo que venga porque además nadie sabe por dónde nos van a salir mañana. Me entiendes a lo que me refiero con lo de que no sabemos por dónde nos puede salir la cosa, ¿verdad?. Yo ya estaba con la ceja descoyuntada y cierta taquicardia. El médico después de restregarse los ojos con la base de las palmas de las manos tenía un aspecto como de recién levantado. Sin embargo… (ha proseguido dando a entender que el discurso no había concluído) …si hay un caso en el que la prescripción de los biológicos está plenamente justificada es contigo.

Así que lo que ha venido a decir el médico es, en resumidas cuentas, que no hay elección, o que vaya panorama. Tanto da.

(Y 90 euros)

Por lo demás (lo demás es el ánimo), bien. No es coña.

4 pensamientos en “Dictamen

  1. arrebatos

    Es admirable. Me refiero a tu actitud, aunque -pensarás- qué remedio. Supongo que (hasta cierto punto) me puedo considerar afortunado. Pese a mi especialidad en dolores de riñón y muela, soy de los que se toma un gelocatil y se queda frito.

  2. emejota Autor

    No, no es admirable, de verdad. Diría en todo caso que es lamentable, pero esta es de las frases que deberían incluir tono de voz y expresión de la cara, porque es de las frases que, siendo cierta, uno las dice con cierta ironía, sin rollos tremebundos.

    Un abrazo.

  3. toni

    no puedo, al igual que arrebatos, sino admirarme. y se me encojen un poco los dedos al ver que es posible hacer nada al respecto, que sólo me puedo quedar aquí, sentado, frente a la pantalla, preocupándome un poco y con los dedos un poco encogidos. y buscar las palabras adecuadas para que te llegue una lluvia fresquita de buen humor y tranquilidad mediterránea. y, sobre todo, mucho ánimo. seguimos aquí para lo que necesites. lo sabes, verdad?

Deja un comentario: