Evolución

Una curiosidad sobre la evolución de la forma Sonata.

El Clasicismo musical proporcionó una estructura formal de hondo calado y largo recorrido: la forma Sonata. Un mecanismo sencillo e ingenioso a un tiempo que ponía en juego los principios formales básicos de variación y repetición en el transcurso de un entramado modulatorio elástico (tensión y distensión tonales). La forma Sonata disponía el discurso musical en tres partes: la Exposición de ideas, el Desarrollo de las mismas y la Reexposición a modo de recapitulación y síntesis. La evolución de la forma con los años vino a solapar, en cierto modo, las partes entre sí, lo que favoreció una mayor complejidad y extensión de las obras. Un ejemplo. Esto es lo que sucede al comienzo de la imponente Sonata Hammerklavier de Beethoven:

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Esta fanfarria a modo de introducción tiene una misión que va más allá del establecimiento de la tonalidad de Si bemol Mayor mediante su arpegio: nos presenta el motivo principal sobre el que Beethoven va a contruir el movimiento: el intervalo de tercera:

Tras la breve pausa que sucede a la introducción, se presenta el tema A que, efectivamente, está diseñado sobre dicho intervalo:

 …etc

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Pero ahora viene lo interesante: esta frase no sólo se repite a continuación a la octava superior sino que se dilata y se ensancha inesperadamente hasta desembocar en un material aparentemente nuevo. En realidad no es un material nuevo, es una nueva frase (estruendosa) que también se asienta sobre el intervalo de tercera:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La dilatación de la frase inicial y su posterior elaboración supone la incursión de técnicas propias del Desarrollo en una fase de la obra tan temprana como es el momento inicial de la Exposición. A esto es a lo que me refería antes cuando hablaba del solapamiento de las diferentes partes de la forma Sonata. La cosa no queda aquí: aprovechando el ejemplo, hemos llegado a un lugar común en Beethoven que sucede tras una efusión musical como la que se ha escuchado y que conduce a la música a un punto muerto, un espacio sonoro en blanco, indeciso, como si tras la explosión la melodía hubiera descarrilado y necesitara reubicarse. En estos casos, Beethoven corta por lo sano y vuelve a empezar desde el principio. La salvedad aquí es que la fanfarria, esta vez, concluye paradójicamente abriendo nuevas expectativas tonales:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La expansión armónica a regiones inesperadas también es una técnica de desarrollo que se nos ha colado tempranamente, cuando a la exposición de ideas le queda mucho por decir; de hecho, apenas ha empezado a hablar.

3 pensamientos en “Evolución

  1. Halacho y Contoy

    Vale la pena agregar que la forma sonata tomó varios años en gestarse y que la figura más importante en este proceso fue Haydn. Sus sonatas, en ocasiones erróneamente menospreciadas, muestran una búsqueda constante dentro de lesta forma de los elementos musicales que brindan al discurso cohesión, coherencia, simetría, proporción y equilibrio. Son composiciones maravillosas y sumemente originales. No es muy aventurado afirmar que a Haydn le tocó inventar o descubrir el estilo clásico.

    Extiendo una invitación a leer las entradas sobre música en nuestro blog. Saludos.

  2. emejota Autor

    Estoy de acuerdo en todo excepto en lo de que las sonatas de Haydn (que ya ha visitado este blog) están menospreciadas. En absoluto: precisamente por su variedad son fuente de continuos estudios. Paradójicamente, son las sonatas para piano de Mozart las que están menospreciadas. La evolución de la sonata enlaza Haydn con Beethoven. Mozart transita por libre ensimismado en sus deliciosas sonatas, aún más equilibradas y proporcionadas. Mozart es el maestro del equilibrio, cuando Haydn a veces cojea. No es un comentario peyorativo: cuando un maestro cojea se aprende mucho; él el primero.

    Un saludo y gracias.

Deja un comentario: