Renove

No es que me considere supersticioso pero mi padre murió un martes y 13. No digo más. Con ese pensamiento me he subido esta mañana al tren. No estaba prevista la excursión aunque tenía pendiente pasarme por la FNAC por lo de la Operación Renove antes de que se pasara el plazo. No es la primera vez que ponen en marcha esa iniciativa para reciclar filmotecas caseras y me parece muy interesante. ¿Qué hacen esas viejas cintas VHS en las estanterías? A estas alturas, poco o nada. Pues las llevas y te dan un vale descuento de 5 euros en la compra de un dvd. Y lo mismo para esos otros formatos en extinción, que no me tocan pero a otros sí, visto lo visto esta mañana: hablo del UMD para la PSP y del efímero HD-DVD.

Yo ya me había desprendido de la mayor parte de mi colección en cinta magnética en anteriores campañas pero esta vez también admitían dvd´s y ocurre que en los primeros tiempos de los dvd´s nos metían cada edición que igual por aquel entonces colaba (que ni eso) pero ahora clama al cielo. Ese “Encadenados” de Filmax, por ejemplo, por Dios. Luego vino Manga y puso en los quioscos sin avisar y a precio de coleccionable un master muy bueno. ¿Qué hacer con dos encadenados en casa, siendo el primero nefasto? Pues canjearlo por un descuento de 5 euros en esa rareza que es “Mr. Arkadin”, de Orson Welles, por ejemplo, última entrega de la Filmoteca FNAC en doble dvd. Mejor eso que se quede por un rincón.

A la vuelta, en el tren, han empezado a pasar por el pasillo, agarraditos de la mano, en fila india, un montón de pocoyós de 5 años, todos vestidos igual, con camiseta blanca y pantalón azul marino. A la cabecera de la cadena un profesor con cara de buenazo, y en la cola una profesora con cara de no dar tortazos. Los tiempos cambian. Iban camino de la cabina del maquinista. Estaban un rato allí y volvían con los ojos como platos y al poco rato se repetía a operación con otros pocoyós. Desde mi asiento, si inclinaba la cabeza un poco, conseguía ver algunas cabecitas mirando al frente, ante ese espectáculo maravilloso que es contemplar las dos vías paralelas y brillantes que se proyectan hasta el infinito y sobre las que se desliza el tren, esa perspectiva única que sólo se puede disfrutar desde la cabina. Y pensaba mientras tanto que esa visión quedaría grabada para muchos de ellos; a mí me pasó eso en mi incursión infantil en una locomotora Alsthom.

Cuando hemos llegado a la estación entaban los andenes y la sala de espera y las afueras de la estación con tal aglomeración de gente que por un momento he pensado que me habían hecho hijo predilecto o algo así y me habían preparado una recepción con José Isbert a la cabeza. Pero no. Eran los padres de 140 niños, que se dice pronto, 140, porque eso ha dicho el revisor, que había que bajar a 140 niños de 5 años. A mí me ha parecido un número muy alto, todo sea dicho, pero si lo dice el revisor será por algo. Además ha citado el nombre del otrora infausto colegio y eso ha sido definitivo para dar credibilidad a sus palabras. Ha resultado que entre los niños venía mi crítica musical favorita porque sus padres estaban entre los otros padres.

4 pensamientos en “Renove

  1. toni

    ciento cuarenta niños. eso son un montón de niños. la niña con nombre de agua tiene veintiséis de cuatro años en su clase y las veces que he ido a buscarla al colegio me han parecido muchísimos. imagínate ciento cincuenta. eso sí, la capacidad de asombro también se multiplica. y, si es en una cabina de tren, mucho más.

  2. emejota Autor

    Creo que ocupaban un vagón entero, como en aquella comedia de Preston Sturges, pero en la comedia de Preston Sturges no había niños sino ricachones que se iban de juerga en un tren para ellos solos, te acuerdas, “The Palm Beach Story”. Los 140 niños no pasaron por la cabina, sólo algunos, cuántos, pues vamos a ver, como una docena o algo más en grupitos de tres y de cuatro; pobre maquinista si no, o pobres de nosotros, no fuera a ser que el hombre se despistara con alguna señal o algo.

  3. C.

    Mayo es el mes de las flores… y de las excursiones, y de las rifas, y de enseñar a los papases todo lo que hemos aprendido en las extraescolares y las escolares: exhibiciones, audiciones, exposiciones, teatrillos varios.
    Y acabamos todos con la lengua fuera, claro.

    ( esto…, que yo aún uso VHS. Carpetovetónica que es una…)

  4. emejota Autor

    A mí Mayo me inquieta porque anuncia Junio, que es mes sospechoso. Septiembre, dónde estás… (suspiro)

    (Pues hay que jubilar los VHS porque con el tiempo se van erosionando y decolorando, y no hay Micolor que valga para eso; anda que no me he llevado yo soponcios al volver a contemplar la copia, en su día espléndida, de “Moonfleet”, hoy borrosa, muy borrosa…)

Deja un comentario: