Cambio

Debo estar haciéndome viejo.

Dicen que el cambio horario lo notan sobre todo los niños y los ancianos y yo esta mañana me he despertado a las siete menos cuarto con la radio puesta a todo meter en la cabeza y ya no ha habido manera. La tranquilidad de las últimas semanas -bendita última pastillita- se ha esfumado de par de lunes y el TAG ha pisado el acelerador. Ahora lo llaman así, TAG. Es que lo mío es raro, porque lo normal es que los pacientes que tienen algo vayan al médico y que su algo vaya a mejor o a peor. Sin embargo, lo mío siempre está ahí, igualico, pero son los médicos los que le cambian la etiqueta y cuando lo llaman ciclotimia te convencen de que te pasa eso y de que eres así y cuando llegas a creértelo lo cambian. Lo último es TAG, que quiere decir Trastorno de Ansiedad Generalizada, cortesía por efecto secundario de los anti-TNF. El sufrimiento se resume en siglas. Yo prefería el TANG de naranja al TAG, qué cosa es el lenguaje, una consonante te cambia un refresco por una leche, pero gorda. Pero así vienen las cosas.

A las siete menos cuarto de la mañana mi cabeza estaba tan fresca y he saltado de la cama como con ánimo de conquistador. De qué. De nada, es un decir o, más bien (más mal) un estar (un malestar). Luego la pastillita va poniendo las cosas en orden pero ya te deja el día asincopado, como si hubiera salido raro. En estos casos, si fuera posible, uno cambiaría el día, oiga, me da otro lunes, es que este ha salido arrugado. Pero no se puede. O lo planchas tú o nada. Esta mañana tenía que sentarme para seguir las aventuras de la “Niña de los Peines” y compañía pero no, lo he dejado para la tarde. En su lugar me he ido a cortarme el pelo.

Llevo treintaycuatro años (¿treintaycuatro o treintaicuatro?) cortándome el pelo en la misma peluquería y me lo corta el mismo peluquero. Hablamos poco; él porque se ensimisma en lo suyo; yo porque me ensimismo en mí mismo. Pero hoy el peluquero ha decidido hacerme partícipe de su ensimismamiento y hemos entablado conversación. Al fin. El tema: la muerte. Yo hacía tac tac con el pie disimuladamente como diciendo anda con el tema. Porque me aterroriza. De un tiempo a esta parte me aterroriza, creo que no somos conscientes de lo que realmente supone que te puedes morir, que un día te vas a morir, y por eso cada muerte que sucede a mi alrededor, que no sé qué pasa que se muere todo el mundo últimamente, me sobrecoge. Durante la “Cena a las ocho” de George Cukor hay una vieja dama de la escena que le dice a una joven dama de la escena: lo peor de la muerte es que es definitiva. La primera vez que oí eso le di a la pausa del dvd y le dije a Cukor: que tengas tú que decirme esto y no Bergman tiene bemoles. Del resto de la película me acuerdo poco.

En fin. Espero que todo este episodio haya sido debido a un jet-lag de andar por casa, una cuestión de reajuste y a la tarde las palabras de Lorca volverán a vibrar de esa forma tan increíble en el papel, que esa fue la cualidad primera de este poeta enduendado hasta la médula: estremecer.

8 pensamientos en “Cambio

  1. toni

    lo del jet-lag ha sido algo generalizado, me temo. entre que la semana pasada nos costó horrores y pavores encontrar el ritmo a las teclas y al as3 y al eso de que el despertador sonara a las 6:30, y que, el viernes que más o menos habías llegado a un acuerdo con tu cuerpo, van y te dicen que no, que ahora una hora menos, o sea a las 5:30. todo sea por ahorrar algo, aunque sea energía. y si le tienes que sumar un TAG, la cosa tiene que ser de castañooscurocasinegro. mucho ánimo. saluda a Lorca de mi parte, por favor, que esta tarde me han puesto una reunión y no creo que pueda escaparme. ánimo.

  2. Anónimo

    Uf, cuánto tema…
    Comencemos por lo sencillo: treinta y cuatro (vamos, es lo que dice la norma; luego tú haz lo que quieras, pero ya que preguntas…). Sigamos por el bonito “de par de lunes”, neologismo creativo sobre un regionalismo. Continuemos con la gracia que me ha hecho que Cukor enseñe algo que correspondía enseñar a Bergman :) Y transitemos por el duende lorquiano hacia la luna del polisón de nardos: la muerte. Me parece a mí que más vale un “memento mori” a tiempo que permita vivir con intensidad, que la hipocresía tan de nuestros días que proscribe directamente el tema. Otra cosa es que podamos dominar la angustia de la finitud, lo cual no es siempre fácil -y menos aún con un TAG de ésos, que tiene que ser una leche, sí -.
    Qué cosa es esto de ser ¿no? Habrá que ponerle interés, que lo merece (aunque a veces no se note).

  3. emejota Autor

    Te he reconocido la letra, C. :)

    A ver si me aclaro, he escrito un neologismo creativo sobre un regionalismo y sin saberlo! ;)

    Y lo de Cukor te hace gracia! Pues a mí no me hizo ninguna, me dejó sobrecogido con cara de Max Von Sydow por un buen rato. Ahora en serio: nunca quise enterarme de qué es un polisón porque las palabras que no saben lo que son esconden una belleza rara. Preferí quedarme con lo que supongo que será un polisón, que no es lo mismo (aunque será lo mismo) Vaya, que yo ya me entiendo y seguro que tú también. La hipocresía proscribe directamente el tema y tantos temas. Pero quienes la manejan también se van a morir; es posible que incluso tengan mayor temor.

    Ser o no ser, sí.

  4. emejota Autor

    toni: igual lo del jet lag ha sido un jet tag, lo he pensado hace un rato. Quién sabe.

    (no sé que es el as3)

    Si esta tarde me pusieran una reunión pediría la palabra y citaría lo de la tarde está tendida y lo del rubor de manzana. Igual así se lo pensaban mejor y ponían la reunión a otra hora atmosféricamente menos interesante, como por ejemplo, las 14:30, que es una hora sin ningún interés en ese aspecto. Pero entonces hay que comer. Es difícil cuadrar los horarios.

  5. toni

    (action script tres, lenguaje maldito, porque era mucho mejor el dos, en el que se programan las páginas en flash)

    (perdón)

  6. emejota Autor

    ¿Páginas en Flash?? Admiro profundamente a quienes manejan el Flash y el FreeHand, porque me parecen unos programas muy fríos para estar un rato dentro. Luego resulta que dan mucho juego. Eso también es admirable

    (nada que perdonar)

  7. David

    A mi también me gusta más el Tang que el TAG, pero de limón, o en su defecto, de fresa. La muerte es definitiva si, pero, ¿que puedes hacer tu por evitarla? pues puedes hacer mucho en determinados casos, pero en muchos otros, nada de nada. Así que disfruta sin pensar en la muerte y cuidándote mucho mucho. No pienses en eso porque la vida es relativamente corta y si vas a pasar ese tiempo pensando en ella, cuando llegue te darás cuenta de que lo habrás desperdiciado. Disfruta Mariano ;)

    Un abrazo.

  8. David

    “y si vas a pasar ese tiempo pensando en ella” me refiero a la muerte. Soy así de reflexivo, primero actuo y luego pienso, jeje.

Deja un comentario: