Retiro

Alfred BrendelAlfred Brendel ha anunciado su retiro. Me enteré gracias a Bart, cuyo blog ya creía retirado pero no, volvió y entre otras cosas dijo lo del retiro de Brendel y lo sentí. Que enmudezca el pianismo de Brendel no es una buena noticia porque se trata de algo irremplazable que nos deja sin una de las pulsaciones más maravillosas y exquisitas que hemos oído. Hay pianistas que consiguen elevar la relación entre sus dedos y las teclas a la categoría de bien común y universal, algo a lo que acudes cuando lo precisas y de quien siempre obtienes un bálsamo para el espíritu. Eso es lo que ocurre con sus grabaciones de los Conciertos para piano de Mozart de la década de los 70 para Philips, con la St. Martin de Neville Marriner. No se trata solamente de la belleza ultraterrena que emana, de por sí, de esos segundos tiempos de los últimos tiempos mozartianos, sino de convertir el acto mecánico de pulsar en un gesto poético, fuente inagotable de placer para los sentidos.

Dice Brendel que se va ahora que se encuentra en buena forma porque no quiere parar cuando sea demasiado tarde y con su sentido del humor británico añade: “siento que no debería esperar hasta que me desintegre”. Des-integrado, flotando en la ingravidez, me encontré yo la otra tarde volviendo en el tren cuando las manos de Brendel hicieron sonar de improviso el K. 503/II en mis oídos. Fue un descuido del iPod mientras por la ventanilla se divisaba un trozo de primavera increíblemente verde y azul iluminado por un sol que ya no quiere perderse cosas así tan temprano. No sé muy bien qué le entregué al revisor, ni sé muy bien si pasó el revisor, la verdad.

(Post relacionado: “Fácil“, 14 de Septiembre de 2005)

2 pensamientos en “Retiro

  1. Jose Angel F.

    Si mal no recuerdo, poco a poco Brendel fue retirando de su repertorio aquellas obras que le iban resultando inatacables por una salud que infiero se habrá ido deteriorando con el tiempo – son ya muchos años de tablas, Cronos no perdona -. Posiblemente, a diferencia de muchas otras “estrellas” (nótese el entrecomillado) sea una decisión mucho más ennoblecedora que continuar arrastrando por los escenarios una leyenda caduca pero también una patética realidad

    En cualquier caso, se le echará de menos…. y yo me quedo con su versión de la Kv 475, de la que aprendí tanto en aquel vinilo de Philips

  2. emejota Autor

    La combinación Brendel-vinilo-Philips (más Marriner cuando había que acompañar) fue una conjunción de astros que difícilmente se podrá volver a dar…

Deja un comentario: