Archivo por días: 20 febrero, 2008

Editores

Acabo de enviar por correo electrónico las últimas correcciones de la partitura de la nana de Leioa porque es la primera de las obras que me va a publicar la editorial CM de Bilbao y estoy muy contento porque, hombre, ni ellos ni yo nos vamos a poder jubilar anticipadamente con ellas pero, por lo menos, he encontrado a unas personas muy agradables con un trato cercano y lleno de atenciones.

Yo ya sabía de la existencia de esta editorial porque publica a gente a la que sigo, pero nunca se me había ocurrido dejar caer algo en el buzón, como hacen los novelistas cuando llevan bajo el brazo su primera novela. Aquí fue al revés. Un día sonó el teléfono después de comer y alguien preguntó si yo era yo; al confirmarlo, alguien resultó ser el director de CM. Y hasta hoy, que he mandado unas correcciones a la prueba que me enviaron hace unos días. Más que correcciones son añadidos. Soy bastante torpe a la hora de utilizar la grafía de la que se sirve la música para matizarse porque me parece muy vaga y muy elemental. Por eso y según las épocas o según me pille dejo todo en blanco o, para ser exactos, lo dejo todo en manos del intérprete. Eso tiene algo de aventura temeraria porque luego o te llevas un soponcio o te llevas una sorpresa. En esta ocasión había poco más que la música y pedí algo de tiempo para hacer algún añadido o, por lo menos, para pensármelo. Y ya. Mucho pensar para poca cosa, pero de eso se trata para no encorsetar demasiado la interpretación: hay que indicar lo justo. Además, la estadística nos dice que, pongas mucho o pongas poco, luego son otros los que ponen lo que les da la gana y si te gusta, bien, y si no, también.

Los intérpretes tienen el mando.