Lecturas

Han venido a juntarse tres de los libros más estimulantes y prometedores que he tenido ante los ojos desde hace mucho tiempo: “Lo que sé de los vampiros”, de Francisco Casavella, “Diario de Golondrina”, de Amélie Nothomb y, esperado con mucha curiosidad, “Sauce ciego, mujer dormida”, el libro de relatos de Haruki Murakami que Tusquets venía anunciando desde hace un tiempo.

El primero, con su título tan sugerente aunque la cosa no vaya por ahí, va a mejor, es el Premio Nadal de este año. Esto de los premios tiene el prestigio por los suelos pero el Nadal mantiene un grado de credibilidad notable. Si esta novela no fuera premio a lo mejor no estaría publicada ahora o pasaría desapercibida en el inasumible caudal de lanzamientos que desbordan a las librerías y a los lectores. Tiene un comienzo maravilloso, veremos si mantiene el tipo, quiero pensar que sí. Lo mismo le ocurre, pero con un plus de asombro, que hay que ver cómo escribe la gente, al “Diario de Golondrina”, que me ha llegado de regalo, mira qué bien. Y las entregas con cuentagotas de la bibliografía de Murakami reparan, tras las últimas novelas-río, en el ámbito de lo breve: 24 cuentos donde se comprimen las constantes de este autor que tanto me interesa.

Todavía tengo dos libros a medias y uno sin empezar. ¿Cómo se las arregla la gente para sacar tiempo? ¿Son conscientes los editores de que este ritmo frenético en los lanzamientos es un disparate?

5 pensamientos en “Lecturas

  1. C.

    Je, tuve en la mano el otro día el de Casavella y a puntito estuve de pasarme con él por caja, pero como acababa de comprarme un disco, me contuve -qué autodominio; soy súpermayor-. De la Nothomb aún estaba esperando una recomendación verdaderamente fiable, y todavía tengo pendiente “Kafka en la orilla”.

    ¿Solamente UNO sin empezar?

  2. emejota Autor

    Pues el de Casavella promete. El disco debía ser muy bueno! ;)

    El primer capítulo de la Nothomb me da mucha envidia. Hacia el tercero todavía notaba la sombra del primero pero no es culpa del tercero sino mía, que todavía estaba dándole vueltas al primero. ¿Tú crees que esto es una opinión fiable?

    Bueno, tengo que ser sincero: uno no. Que está el último de Fred Vargas y el librito de Elizabeth von Arnim y el tentador tocho de “Tentación”… Me gustaría abarcarlos todos con tranquilidad en tardes de verano, fuera del mundo. Por ejemplo.

  3. C.

    El disco es de Sufjan Stevens. Psché, por cambiar un poquillo…;)

    Y, chico, todas tus lecturas en curso y pendientes están a la última, jo. Y a mí que me está rondando desde hace tiempo releer la Karenina y así…

  4. toni

    yo le regalé el de los vampiros a la niña con nombre de agua. y lo devora con los ojos y las manos (lee a una velocidad endiablada). y tengo tantos en la estantería en los que aún tengo que posar la imaginación, que ahora que me acabo de pedir Tokio Blues (no tengo perdón, lo sé) y Vida de Pi, en la fnac, sé que la estantería me va a odiar un poco, porque la sigo cargando cuando aún tanto por leer. pero no puedo con más de uno a la vez, que luego tengo demasiadas historias en la cabeza y en las palmas de las manos. poder leer tantos al mismo tiempo (aunque sean dos), me parece un logro digno de admiración. oh.

  5. emejota Autor

    Yo creo que lo que deberías hacer es escribir esas historias, toni. Así salen de la cabeza y pasan de las palmas de las manos al papel y de ahí a los ojos (a los nuestros)

    Imagino que entonces el de los vampiros merece la pena, no?

    (Un saludo a la niña con combre de agua)

    No creas, C, tengo mi punto retrospectivo. Pero supongo que arrastro todavía algo del “hilo de la actualidad” que imponía hablar de novedades literarias en la radio todas las semanas. Qué estrés. Qué recuerdos.

    Saludos!

Deja un comentario: