Carnaval

Isabel antes de salir para el desfile de de disfraces de las 7 de la tarde. Desde hace unos meses Isabel se deja fotografiar, cosa a la que antes era reacia. Tengo en el ordenador una carpeta con decenas de fotos movidas en las que sale una estela multicolor que barre el cuadro de derecha a izquierda o viceversa cuando no da un salto. No había forma. Ahora no sólo posa sino que lo hace con cierta coquetería. Ya es una señorita y le gusta salir guapa en las fotos. Mientras tomaba la de arriba su hermano Carlos corría de un lado a otro muy metido en su papel (y en su disfraz) de Spiderman. Se han ido tan contentos con medio disfraz disfrazado de abrigo porque hacía frío.

2 pensamientos en “Carnaval

  1. toni

    el carnaval es mágico para los niños. y para los no tan niños. porque les hace ser quienes quieren ser. a no ser que les disfracen para que estén monos, que estonces no son quién quieren ser y se enfadan mucho. y luego ni fotos, ni monos, ni nada. es mejor que sean ellos los que decidan. y así pueden ser Spiderman o el Hada del bosque o Mary Poppins. y continuar sin hacerse mayores. y dejarse hacer fotos, aunque sean una estela multicolor. que también es coquetería.

  2. C.

    Requetemona.

    Al pequeño lo mando mañana vestido de karateka, que dice que el cole estará lleno de superhéroes y de princesas y dice también que si, por favor, le dejo ir al cole sin las gafas.
    A mí me parece un disfraz de lo más soso, pero ya se encargará él de meterse en la piel de karate-kid. No sé cómo le quedará el violín de la clase del mediodía con el kimono ese…

    No soy muy de carnavales. Imagino que lo que ahora representan sólo muy vagamente puede recordar el sentido que tenían cuando había realmente Cuaresma, y cuando a veces toda la vida era una cuaresma permanente.

    Pero me encantaba disfrazarme, Toni, y el carnaval es una buena excusa.

Deja un comentario: