MacGuffin

Me escribió Helmut Wittek. Sí, hombre, uno de los chavales Harnoncourt del Dream Team de 1984-86, el que ahora es doctor en telecos e investiga en un laboratorio y escribe largos artículos que en lugar de traer fotografías traen cosas así:

¿Más pistas? A ver: uno de los participantes en la mítica versión de la Pasión según San Juan de Bach que Harnoncourt dirigió en el verano de 1985 y de la que puse hace poco un trocito en un YouTube. ¿Ahora sí?

Pues ese.

Me escribió. Qué majo. En realidad lo hizo en vísperas de Navidad y cuando lo vi en la bandeja de correo mi ceja hizo un gesto para arriba pero luego entre una cosa y otra se me traspapeló hasta hoy que me he puesto en serio con la San Juan. Durante años tuve como asignatura pendiente conseguir hacer de guía de la Pasión según San Juan ante el público, ubicándoles en la obra, invitando a que su atención se fijara en tal y cual detalle. Durante los mismos años hice de guía sobre la de San Mateo que como es la grande y la más famosa pues algo de sombra hace a la otra, confesémoslo. Y eso no. Lo que pasa es que presentar estas obras en un acto en público que adopte la forma de charla con audiciones no es fácil. O se hace bien o no se hace. Sí, de acuerdo, el hilo conductor está claro, ya sabemos de qué va la historia, pero es que no se trata sólo de eso, aquí pasa como con el MacGuffin de Hitchcock, que se necesita uno. Hay que encontrar uno que sea el pretexto para meternos en la obra y establecer la ruta adecuada.

Pues el MacGuffin está en un instante de la versión filmada de Harnoncourt. Qué cosas, no? Te sientas a verla, a disfrutarla, te entregas a ella para que te conmueva y de pronto sientes que lo tienes delante de las narices, el MacGuffin. Pues a trabajar. De ahí viene que este lunes, de mañana, trabajando en ello, porque presiento que esta Semana Santa me voy a a ver frente al público, al fin, dos años después, y con la San Juan, que me pone por lo que tiene de reto y a mismo tiempo me tranquiliza porque sí, pues de ahí viene que me haya acordado de que me escribió Helmut Wittek en respuesta a un mail.

Le escribí en inglés para decirle que le estaba escuchando en 1986 cantar con Christian Immler un duetto de la Cantata BWV168 y que seguir haciéndolo periódicamente desde entonces era por algo; y ese algo ya era suficiente como para darle las gracias. Y el hombre me escribió un mail que en el encabezamiento parecía algo sorprendido pero ya en la primera línea se mostraba contento de que alguien se acordara todavía de él, porque desde entonces ya no está en la cosa de cantar, y luego hacía una reflexión personal reconociendo que el mail le había hecho volver a un mundo de recuerdos que no había frecuentado desde hacía mucho tiempo; de hecho, desconocía el lanzamiento mundial en dvd de la San Juan del 85 donde él lleva 2 solos, o le llevan, porque Harnoncourt tira con cuidado de esa voz de pajarito que tenía Wittek a sus 10 u 11 años y nos tiene en vilo en alguna escala un poco cabrona de esas que Bach escribe para las voces como si las voces fueran instrumentos de cuerda o de viento, pero al final sí, sale. Escribía Wittek que quizá las vacaciones navideñas serían una buena ocasión de volver a escuchar esas grabaciones.

No sé si lo llegó a hacer pero yo estoy con la Pasión según San Juan desde varios frentes, y uno de ellos es un instante de ese vídeo; en realidad es el MacGuffin que aglutina todos los frentes y muestra la ruta adecuada para transitar esta obra maravillosa, imponente y delicada, misteriosa y desconocida.

10 pensamientos en “MacGuffin

  1. toni

    (o que no se haya ido nunca sólo se había quedado un poco dormida y ahora se estire para llegar desde la espina dorsal hasta las yemas)

  2. emejota Autor

    Gracias toni. La pasión, según creo, va y viene, y entre vaivén y vaivén, se marea un poco y se desconcierta. Pero sí, el MacGuffin, lo tengo entre ceja y ceja.

    Post It: Rachel, luego va el profesor, que me lo ha dicho.

    Abrazos.

  3. C.

    Joooooo, yo también necesito un MacGuffin polifónico (textual)… Mmm, estoy pensando que quedaría como una reina si usara un MacGuffin polifónico real, así, a modo de captatio, porque voy a tener público yo también.
    Bueno, cuando me aclare sobre qué quiero escribir realmente -y será dentro de un tiempo- a lo mejor te lo cuento, que igual se te ocurre algo chuli. O puede que llegue a aclararme desde ahí, desde lo musical, sobre lo que puedo escribir. A ver, a ver… Le daré vueltas.

  4. Euterpe

    Yo también estoy en contacto postal con Wittek, además descubrí googleando a qué se dedica actualmente y lo envié a la web de Bachcantatas. Wittek también se alegró mucho de que admirara su voz de niño y lo recordara en las Cantatas de Bach.
    Os remito a mi blog en español sobre el Tölzer Knabenchor:
    http://toelzerknabenchor.blogspot.com
    Un saludo, y gracias por admirar a estos geniales niños cantores.

Deja un comentario: