Contar

Soy Leyenda. Yo no, sino Richard Matheson (Nueva Jersey, 1926) el escritor y guionista. Además de haber escrito una novela con ese título lo podría decir también de sí mismo: soy leyenda. Si no, que le pregunten a Roger Corman, Stephen King y un largo etcétera. A Matheson igual no se le conoce por el nombre pero todo el mundo conoce alguna de sus obras. Y lo más probable es que sea más de una. “El increíble hombre menguante”, la peli de los 50, por ejemplo; pues está basada en una novela suya. “El diablo sobre ruedas”, de Steven Spielberg; pues está basada en un relato suyo. En ambas el guión también está firmado por él, si la memoria no me falla. Hay más, pero hoy toca “Soy Leyenda”, maravillosa novela recientemente reeditada con motivo de la versión cinematográfica protagonizada por Will Smith.

No sé qué es lo que más envidio de Matheson: su imaginación o su maravillosa habilidad para contar. En realidad sí lo sé: es lo segundo. Admiro al Matheson narrador que imagina a un personaje llamado Robert Neville y carga sobre sus espaldas toda una novela. Porque Robert Neville está solo y no; en realidad es el único superviviente de una epidemia que ha convertido en vampiros a toda la humanidad y compartimos sus penurias y su aislamiento y combatimos con él el acoso que sufre durante muchas páginas, exactamente desde Enero de 1976 hasta principios de 1979. Inventar una historia así y hacerla verosímil es un arte. Hacerla rodar línea tras línea en suave deslizamiento es una gozada. Y el capítulo 13, concretamente ese capítulo, el capítulo en el que hace aparición el perro, que es casi como otra novela dentro de la novela, es para quitarse el sombrero.

“Soy Leyenda” la imagino en ese blanco y negro de película de Serie B de los 50 y a su personaje lo visualizo como un actor de esas películas viviendo en una casa de los suburbios de aquella época, con las paredes empapeladas en papel de flores, una escalera empinada que baja del primer piso hasta la puerta, una tele muy mamotreto en el salón (amplio) y un porche de madera. Y como quiero que así siga siendo pues no me he acercado a ver a este Robert Neville en la piel de un Will Smith transitando las calles de esta mañana, como quien dice, con rascacielos de fondo; y lo que he hecho en su lugar ha sido ponerme a releer la novela, que se lee de un tirón o dos, y trae de regalo, gratis, el capítulo 13.

(Una semana más tarde el perro había muerto)

10 pensamientos en “Contar

  1. Jam

    Tal vez podría gustarte la película que hicieron en 1971 protagonizada por Charlton Heston, “The omega man”, que en España se tituló “El último hombre vivo”.

  2. C.

    Bueno, bueeeno… esto ya se va enderezando… Es que, hijo, esto del bajón había que arreglarlo. Déjate de Jung -aunque fuera una preciosa cita- y otras densidades si estás de bajón, porque, ya es bastante lo que pesa la existencia si uno tiende a pensarla y a sentir a fondo. Si sobreviene esa tristeza, “la más grande del mundo”, se impone, no diré frivolizar -que a veces también-, sino ALIGERAR. No se trata de ponernos insustanciales, sino de buscar sustancias que nos permitan recobrarnos y seguir. Es una especia de frivolidad terapéutica, que tampoco creo que te sea ajena a ti que sabes desde hace mucho en qué consiste vivir. Si se hace bien, mantener este equilibrio es un arte y, además, tienes recursos suficientes como para hacerlo con calidad.
    En fin, te ha dado por el rollo del fin del mundo y eso, qué se le va a hacer (como no me quieres hacer caso con “Vida de Pi”, que se lee de dos o tres tirones..).
    Un abrazo

  3. emejota Autor

    Bueno, bueeeno, que a mí la frase de Jung me parece muy prometedora, una invitación a saber mirar. La frase viene después de la tristeza, no durante; para cuando llegó la frase (que, por cierto, ya no recuerdo cómo llegó) ya se había pasado la tristeza más grande del mundo, que viene, pesa como una losa y si le da la gana se va pronto y si no, pues no. Tienes razón, hay una especie de frivolidad que no me es ajena, como tampoco el fatalismo. Van en equilibrio (o debería decir en desequilibrio?)

    (Pues mira, te voy a hacer caso con “Vida de Pi”; a ver si me hago con él este miércoles que tengo un par de horas entre médico y viaje. Yo estaba esperando por si me lo regalabas…)

    :P

    Jam: tengo esa película alojada en algún lugar de la infancia, versión pase televisivo visto en la clandestinidad de los dos rombos. Tengo que recuperarla. Heston da más el tipo Neville, sí.

    Un abrazo para los dos!

  4. C.

    Si a mí me encantó la cita, tío.
    ¿A ver, cómo quieres que te haga llegar el libro? ¿en espanis o in inglis? (pa chula yo)
    Pero luego me pondré exigente ¿eh?; tú verás… ;)

    …y Heston está estupendo en esas pelis apocalípticas; insuperable rodeado de simios.

  5. emejota Autor

    En Inglis sólo si viene con subtítulos ;)

    Nada, lo dicho: me haré con él mañana que tengo unas horitas entre médico y viaje. Es que si luego te vas a poner exigente…

  6. toni

    tienes razón, es mejor no verla. porque cuando te la imaginas en blanco y negro de celuloide de los años ciencuenta, es mejor que siga así. las cosas buenas, es mejor dejarlas como están. porque es difícil que el director de Constantine la vea igual que tú. de hecho, no lo hace. y aquí, al que suscribe, le ha tocado en suerte la crítica de la leyenda de Will Smith para la revista de cine y no sé muy bien por dónde empezar. ni por dónde terminar.
    (y a mí también me ha gustado la frase. pero mucho. lo siento C.)

  7. C.

    Pero no lo sientas, Toni, que a mí también me gustó, y mucho, sólo que me pareció -equivocadamente- que nuestro chico seguía en plan blues. Ánimo con la crítica (joé, qué listos sois todos por estos lares; teníais que ver el grado de creatividad de lo que a mí me toca escribir últimamente. Pa echarse a llorar).

    Una advertencia, Emejota: mejor no leas la contracubierta y sí TODO el texto, desde la nota del autor.

  8. emejota Autor

    Pues yo la empezaría diciendo lo de los años 50, el blanco y negro y el ambientillo y el pulso que debe tener una historia así y una vez conseguido abrir el apetito y completado de paso la casi totalidad del espacio destinado a la reseña, pondría un punto y parte y escribiría:

    Pues de eso aquí no.

    (se pueden leer esas críticas? lo pregunto todavía con la ceja levantada por la curiosidad)

    C: me ha gustado eso del chico en plan blues, en serio. Qué le pasa a la contracubierta? (también lo pregunto con la ceja levantada por la curiosidad)

    Jo, cuánta curiosidad!

    :)

  9. toni

    (intento de saciar parte de la curiosidad)
    sí, se pueden leer. en http://www.fancine.es eligiendo la opción fancine. y ahí consultar el número actual y los números anteriores. el fancine (abreviatura de fans del cine) es una pequeña revista que surgió como la necesidad de escribir algo cuando internet era algo que salía en juegos de guerra. y que los dos propietarios de (casi) todos los cines de la isla decidieron (a Javi, a Rafa y a mí) financiar. con una condición. no podéis decir que las películas son muy malas. regulares sí, pero malas no. bueno, pues sólo sacaremos las críticas de las buenas o regulares. y la distribución? bueno, pues la regalaremos en los cines, como si fuera un boletín de novedades, pero en formato revista. ah, bueno, vale. y ahí está. ahora, en versión mini web. que ya se sabe, en casa del herrero, cuchara de palo.

Deja un comentario: