Archivo por días: 17 enero, 2008

Diario

A Mary Poppins y a mí nos afecta el cambio del viento. A ella le da por desaparecer y se acabó la supercalifragilísticoexpialidosa peli. A mí se me pone la cabeza espesa. O me pongo de mala leche. Hoy es más lo primero que lo segundo. Y es el tipo de espesura de cambio de viento, que no de tiempo, que igual también.

Desde ayer estoy tomando notas porque he decidido dar por concluído el período sabático poco a poco. De momento recojo notas y las voy poniendo en un documento Word y de vez en cuando me las envío por correo y las recibo en el otro ordenador que está en la otra punta de la casa. Y viceversa. A media tarde de ayer me dí cuenta de que era algo raro y posiblemente absurdo, pero para entonces ya le había cogido gusto a las excursiones por el pasillo. Voy, por tanto, de A a B, como en los problemas de matemáticas, con la diferencia de que desde el punto de destino no parte a la vez alguien en dirección contraria a tantos kilómetros por hora. Aquí no hay encuentros en el pasillo. En A hay papeles y libros frente a un ordenador y en B hay otros papeles y otros libros frente a otro ordenador. La luz también es distinta y el entorno en general. Lo único que no cambia es el documento de Word, que va sumando frases y semifrases y hasta alguna que otra palabra suelta.

Viene Esther (y yo con esta espesura mental)