Archivo por días: 12 enero, 2008

Cluedo

Cluedo

Esta noche voy a jugar al Cluedo con los vecinos.

La historia de este misterio se remonta al otro día. Ya había empezado a bajar los peldaños de la escalera cuando los vecinos dijeron desde la puerta que a ver si quedamos a cenar una noche de estas y yo les respondí que podíamos jugar una partida al Cluedo. La vecina se echó a reir de la ocurrencia pero como me conoce bien supo que iba en serio y dijo entonces que sí, sí varias veces, como si también le hubiera entrado a ella de repente el gusanillo de jugar al Cluedo de noche, lloviendo a poder ser (si no la imaginación hará que llueva) y con sus habitaciones y pasadizos secretos, el sobre negro del enigma, el candelabro, la señorita Amapola y las hojitas de apuntar pistas celosamente. Con todo eso. En un insomnio de los últimos me vino de repente el Cluedo a la cabeza, qué cosas, ese es otro enigma, qué ocurre para que en mitad de un insominio surja el tablero del Cluedo cuando no se frecuenta desde hace veinte años lo menos. Ni idea. Pero desde aquella noche me entró el apetito del Cluedo y lo llevé en silencio unos días hasta que lo dejé caer en la escalera de la casa de los vecinos y ella dijo que sí, sí y el vecino que también. Y esta mañana me han enviado un sms con la invitación a cenar y un crimen a los postres. Quién puede resistirse a eso.