Promesa

Iba Gloria-hija esta mañana por la acera a toda prisa porque buscaba una revista de arquitectura de interiores pequeños y un par de segundos antes de hacerle así con la mano porque si no la tía pasaba de largo, aún me ha dado tiempo para confirmar que, así como Gloria-madre tiene ese punto medio entre Mia Farrow y Diane Keaton pues Gloria-hija es Keaton total. Gloria-hija no tiene nada de Mía, es muy suya, y esta mañana bajo un cielo al que le faltaba un nada para dejar caer esta lluvia que ahora cae, defendía vehementemente en mitad de la acera la necesidad de una publicación sobre arquitectura de interiores pequeños. Llevaba puesta una gabardina negra de estas modernas, tan modernas que no se sabe si es gabardina o no, y la prenda se movía inquieta como su dueña, que me miraba con los ojos muy abiertos mientras oteaba el horizonte en busca de alguna arquitectura en forma de revista.

Después de los besos y el cuánto tiempo y todo eso se ha llevado los dedos a la barbilla en un gesto muy suyo (ya hemos quedado en que no es Mía) como de buscar en la memoria, y me ha preguntado si la última vez que nos vimos no llevaba yo la barba rubia. Y yo: rubia? la barba? Y ella: sí, no?. Y yo: qué va. Y ella: seguro? Y yo: seguro. Y ella: pues fíjate que me parecía que era rubia, o más clara, no sé. Y yo: pues no, lo que pasa es que ahora la llevo más crecida, será eso. Y ella: pues será. Oye y no sabrás tú dónde venden revistas de arquitectura de interiores pequeños? Y con ésto ya nos hemos puesto en antecedentes y volvemos donde lo habíamos dejado.

Me ha asegurado Gloria-hija, aunque yo le he respondido que ya no me creo nada de nada y ella ha insistido tapándose la risa que se le escapaba por la comisura derecha de los labios, que me promete que igual para marzo vuelve a dar unas clases de piano. Quede constancia aquí de esta promesa tan no sé cómo decirlo, tan suya, sí, quede constancia aquí porque la ha repetido hasta dos y tres veces ante mi impasible gesto de escepticismo. No obstante ha sido un placer encontrármela esta mañana.

2 pensamientos en “Promesa

Deja un comentario: