Ejemplo

Como la mayoría de los lectores, empiezo a leer el periódico desde el final y en este País remodelado que no termina de encajarme, no sé, hay un hueco a la mitad que desconecta esta parte del final con la del principio, en fin, eso es otro tema, pues en este País remodelado, decía, aparece en primer lugar, es decir, en último, una sección que para un observador de detalles como yo resulta altamente estimulante. Se trata de la sección “Almuerzo con…” y en ella, como es de suponer, alguien de la casa se va a un restaurante a comer con alguien famoso y entre plato y plato se hace une entrevista. La entrevista, por lo general, es lo de menos. Digamos que la entrevista es el pretexto para ese recuadrito que reclama nuestra atención y donde se nos informa, detalladamente, del lugar elegido, los platos consumidos y su precio, el unitario y el total. Es fascinante porque estos menús dan la medida de muchas cosas. Por ejemplo, el de hoy.

En el almuerzo del ejemplar de hoy el que se va a comer por ahí es José Andrés, cocinero de la tele entre otros restaurantes. Le acompaña John Carlin y van a la “Tasquita de Enfrente”. No se especifica qué cosa hay enfrente de esta tasquita pero al menos sabemos que está en Madrid. Pues bien, menos mal que han elegido una Tasquita porque el tío, que para colmo parece insinuarnos en la foto las propiedades saludables de la manzana (en la edición en papel estratégicamente colocada además para tapar la papada, en la digital no) se zampa un menú de 201 euros. Es evidente que John Carlin algo comerá el hombre, pero por el texto que acompaña al almuerzo no parece que mucho. Hay para comer guiso de ibérico con alcachofa, calamares de potera a la romana perfumados, tartar de ventresca con caviar y anchoa, gamba roja con cuscus de ajo, espardeñas, berberechos con sake y salicornia, amanita cesarea, raya mantequilla negra, pannacota de trufa, borracho al ron y para que todo pase sin dificultad por el gaznate, vino Belondrade y Lurtón.

Buen provecho.

Es evidente por la corpulencia del cocinero que comidas como ésta no serán excepcionales y el hombre es dueño y señor de tragar lo que le de la gana, faltaría más. Pero los señores de los cereales o los yogures o los que sea que le pagan para anunciar la moderación y prevenir de lo cardionosequé cuidando el colesterol y el sobrepeso, promoviendo de paso la dieta sana y equilibrada, a buen seguro habrán comprendido que el tal anuncio ha perdido la mucha o poca credibilidad que tenía.

Dice John Carlin a los postres que el cocinero salió de la Tasquita directo a Barajas para coger el vuelo de las 5 a Nueva York donde aterrizaba, hora local, a las 6 para irse directamente a una cena promocional. Es de suponer que se habría llevado unas barritas de cereal para entretenerse durante el viaje.

4 pensamientos en “Ejemplo

  1. toni

    o puede que se echara una siesta de seis u ocho horas, que ahora no me acuerdo cuánto dura el vuelo, para digerir semejante cantidad de comida. o de nombres de platos, porque calamares de potera a la romana perfumados no son más que calamares a la romana con un chorrito de limón, que es como se los como todo buen hijo de vecino. pero si pones lo de la potera y lo del perfume, parece que comes mejor y puedes cobrar 201 euros. aunque yo sigo prefiriendo una de calamares. y ya.

  2. C.

    Aunque todo fuera en raciones requeteminimalistas me parece una exageración.

    Te detallo a continuación mi menú de noche de Reyes impostores para doce comesales preparado con estas manitas y mi kit de cocinera de la señorita Pepis:

    Copa de vichyssoise sobre base de hongos, espolvoreada de trufa y escamas de parmesano con chorrito de aceite de oliva virgen y pimienta blanca; a continuación ensalada de habitas fritas y mollejas de pato con grosellas y piñones tostados sobre lecho de escarola, rúcula y espinaca; después venía un poquito de jamón del güeno y unos tomates secos al estilo siciliano; unos pinchitos de frambuesa y uva con daditos de quesos variados y base de jengibre confitado (esto me quedó espectacular en la presentación: algo así como una alegoría de la rendición de Breda ;) y, para terminar, quiche de patata, queso de cabra y menta y quiche de cebolla y mostaza a la antigua.
    Y bien baratito, tirando mucho de fondo de despensa o como se diga (porque cuando voy a guirilandia, mis tiendas de souvenirs son los súper del barrio).
    Pero estoy feliz cual lombriz: ¡no he ganado ni un kilo estas Navidades! De hecho, he perdido medio, lo cual me va a permitir probar enseguida unas recetas de bizcochos salados que he descubierto y tienen una pintaaa…

    A mí es que la cocina es la única tarea doméstica que me relaja y me permite algo de creatividad. Eso no quita para que donde esté una buena tortilla de patata…

  3. Ferre

    Como Olaia, a mí también me llamó la atención el precio de los rovelllones y demás que se zampó el antipático Pere Navarro.

    (¿Algún entrevistado pide ir a una casa de comidas normal y pedir el menú del día?)

    Saludos,

    Ferre

Deja un comentario: